Tras dos años de deliberaciones, el pasado domingo 2 de agosto se aprobó el texto final de la Agenda de Desarrollo Post-2015 que será sometida a la consideración de los Jefes de Estado y de Gobierno que asistirán a la Cumbre para su adopción formal en septiembre, en el marco del 70 periodo de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas. Dicho texto establece las líneas de acción para alcanzar un desarrollo sostenible que habrán de aplicar los países en los próximos 15 años.

Esta agenda sustituirá los Objetivos de Desarrollo del Milenio que rigieron los esfuerzos nacionales de los países en desarrollo desde el año 2000.

La nueva agenda, de carácter universal, consta de 17 objetivos de desarrollo sostenible y 169 metas que serán evaluados por medio de indicadores adaptados a las condiciones de cada país y es el resultado de un amplio proceso de consultas y negociaciones en los que se abrieron espacios para el involucramiento activo de todos los sectores, incluyendo a la sociedad civil, la academia y el sector privado.

A lo largo de este proceso, México tuvo un papel activo y propositivo en la conformación de los objetivos de desarrollo sostenible y las metas que habrán de instrumentarse en todas las naciones para erradicar la pobreza, garantizar la inclusión económica y social así como proteger el medio ambiente.

México impulsó la integración de estrategias centradas en la persona y en la generación de igualdad de oportunidades. De igual manera, logró la incorporación de propuestas relacionadas con la erradicación de la pobreza en todas sus dimensiones, los derechos de los migrantes sin importar su condición migratoria, la igualdad de género, el combate al cambio climático y la protección del medio ambiente.

De especial importancia es la promoción del Estado de derecho como elemento habilitador del desarrollo.

En las últimas sesiones de la negociación se intensificaron los trabajos con la finalidad de ajustar el contenido de la agenda para detallar temas relevantes como el cambio climático y la vinculación de las metas hacia el 2030 con la Agenda de Acción de Addis Abeba sobre el Financiamiento para el Desarrollo Sostenible, recientemente aprobada. Las características y prioridades de grupos de países como los menos desarrollados, los países sin litoral, y los países insulares en desarrollo, fueron objeto de referencias específicas.

Asimismo, la agenda reconoce la situación especial de los países de renta media como resultado de una iniciativa conjunta lanzada por Chile, Colombia, Costa Rica, Perú y México.

 

Síguenos en Twitter: @SRE_mx