El asunto consistía en contar una historia a través de la preparación de una receta original del internacionalmente y tradicional guacamole.

Los jueces de tan singular evento fueron los chefs Mariano Sandoval y Mónica Beteta, quienes a lo largo de la preparación de cada una de las recetas iban platicándole al público los ingredientes que los participantes agregaban a su receta.

Durante unos minutos, los secretarios se concentraron en terminar sus recetas en el tiempo establecido; sin embargo, fue el secretario Narro quien terminó primero e invitó a sus contrincantes a apresurarse. 

A pesar de que las cuatro recetas lucían muy bien y contenían ingredientes muy originales. Al final, Ruiz Massieu fue la ganadora de dicho concurso.

Por su parte, Pepe Calzada dio por concluido el concurso con unas emotivas palabras, en las que destacó la importancia del aguacate en el sector agroalimentario de México.