Muy buenos días, señor Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Enrique Peña Nieto; Señores integrantes del presídium, muy buenas tardes a todas y a todos.
Este año empezó sin duda alguna con buenas noticias. El Presidente de la República, en su mensaje de inicio de año a la Nación informó cómo las reformas estructurales, las reformas transformadoras, están empezando a tener efectos concretos en la vida de los mexicanos.
Por primera vez, desde que se lleva registro, la luz que pagan los mexicanos, las familias mexicanas, en lugar de subir, bajó en enero; el precio de la gasolina ya no crecerá todos los meses; desapareció el cobro de larga distancia nacional y han bajado los precios, en general, de los servicios de telefonía fija y móvil.
Todo esto es gracias a que las reformas estructurales que ha encabezado el Presidente de la República empiezan a tener resultados concretos en beneficio del bolsillo de las familias mexicanas.
En ese anuncio del 4 de enero, el señor Presidente también adelantó que se presentaría en las siguientes semanas el programa más ambicioso de crédito para los jóvenes de México, y hoy el Presidente de la República está cumpliendo su palabra.
Gracias a la implementación de una de esas 11 reformas estructurales, 11 reformas transformadoras, la reforma financiera, que implicó muchos cambios de leyes, más de 34 leyes fueron modificadas, más de 100 reglamentos y reglas han sido ya también transformadas.
Al final de cuentas todo este complejo andamiaje jurídico tiene un solo objetivo, que haya más crédito y que sea más barato.
Y hoy estamos aquí para atestiguar que el Presidente de la República anuncia un programa nuevo de crédito para los jóvenes, que será precisamente más barato y más fácil de acceder.

Porque no podemos entender el desarrollo de México, la creación de empresas, la creación de empleos, la creación de valor, sin la participación decidida de los jóvenes emprendedores.
Pero para que un joven emprendedor sea exitoso, necesita de los apoyos de la banca comercial, del sector privado y, por supuesto, del Gobierno, para darle sustento a su esfuerzo, para que las cosas puedan suceder.
Está clarísimo que los jóvenes mexicanos tienen la inventiva, el talento, el empuje, la energía. Les falta muchas veces, solamente, un voto de confianza. Y ese voto de confianza es la que hoy, el Presidente Enrique Peña Nieto les está dando a los jóvenes, a través de un nuevo programa de financiamiento.
¿Cuál es el problema que enfrenta un joven que tiene una idea, que tiene ganas, para obtener crédito? En la mayoría de los casos no consigue el crédito porque no tiene historial de crédito, y no tiene historial de crédito porque nunca se lo han dado. No tiene capital, porque no ha tenido el crédito para generar capital.
Entonces, existe este círculo vicioso, este círculo de frustración que hoy enfrentan los jóvenes mexicanos.
Hoy el Presidente de la República está dando un paso decidido, innovador, para jugársela con los jóvenes de México, a través de un nuevo programa de crédito, el Crédito Joven.
Esto es posible, primero, gracias a los cambios a las leyes en la reforma financiera. Y aquí expreso el más amplio reconocimiento al Congreso de la Unión, a las cámaras de diputados y senadores, porque es gracias a que hoy está en acción esa reforma, que tenemos programas como el que hoy se anuncia.
Segundo, quiero reconocer el trabajo de quienes integran el gran equipo de la banca de desarrollo, y en este caso de manera muy particular de Nacional Financiera.
Este programa existe gracias al compromiso, al trabajo, a los desvelos del equipo que encabeza Jacques Rogozinski, en Nafin. Muchas gracias a todos mis compañeros de trabajo de Nafin.
Y, por supuesto, este trabajo, este programa existe por el voto de confianza y por la relación de gran colaboración que existe entre el Gobierno de la República y la banca mexicana. Muchas gracias a Luis Robles.

Y muchas gracias debo decirlo, aunque sea que parece comercial, a los tres bancos que han decidido jugársela con los jóvenes de México en este programa, a BBVA Bancomer, a Banamex y, por supuesto, a Santander.
Muchas gracias por confiar en lo que se puede hacer desde la banca de desarrollo, por querer hacer equipo y, sobre todo, por cómo lo está haciendo el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, por jugársela con los jóvenes de México.
Muchas gracias.