Algunos elementos importantes que deben acompañar el quehacer de un gobierno son la transparencia y la rendición de cuentas en el ejercicio de los recursos provenientes de sus ciudadanos. Esto permite difundir en qué se emplean los recursos y a quiénes benefician. Adicionalmente, la transparencia fomenta una participación creciente de la sociedad en el diseño y evaluación de las políticas públicas gubernamentales. De esta manera, el Gobierno de la República puede reorientar el gasto hacia los programas exitosos, mientras que la ciudadanía puede confiar en que los recursos públicos no se desperdician.

Desde 2008 México empezó a implementar mecanismos para promover una mayor transparencia y eficiencia en el uso de los recursos públicos, a través de:

  • La adopción del enfoque Presupuesto Basado en Resultados (PbR).
  • El Sistema de Evaluación del Desempeño (SED)
  • La Homologación de la Contabilidad Pública, a partir de la publicación de la Ley General de Contabilidad Gubernamental el 31 de diciembre de 2008. Con esta Ley se establecieron los Lineamientos para elaborar indicadores de avances físicos y financieros de los recursos públicos federales, lo que dio lugar para la extensión definitiva del PbR y del SED en toda la Administración Pública del país.