En su mensaje por el Tercer Informe de Gobierno, el Presidente de la República, Lic. Enrique Peña Nieto estableció el compromiso de impulsar el desarrollo de las regiones con mayor rezago, para combatir la pobreza y la desigualdad. Por ello, el pasado 29 de septiembre el Ejecutivo Federal envió al Congreso de la Unión una Iniciativa de Ley Federal de Zonas Económicas Especiales. La iniciativa se enmarca dentro del eje transversal del Plan Nacional de desarrollo de Democratizar la Productividad, como un mecanismo para elevar el crecimiento económico a nivel regional.

El objetivo de la Iniciativa es que los ciudadanos del Sur del país tengan las mismas posibilidades de desarrollo y bienestar que otras regiones como la Frontera Norte y el Bajío. Se busca cerrar las brechas regionales mediante la creación de nuevos polos de desarrollo industrial de alta productividad. Así, será posible atraer inversiones, generar empleos, desarrollar cadenas de valor, detonar una mayor demanda de servicios locales y generar beneficios para la población de las Zonas Económicas Especiales y sus comunidades aledañas.

Para su concepción y desarrollo, se contó con el apoyo de diversas instancias internacionales, como el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo y el Centro de Desarrollo Internacional de la Universidad de Harvard. Se analizaron las más de 3,500 zonas económicas especiales que existen en el mundo, para definir las mejores prácticas y establecer las medidas que han tenido mejores resultados. Además, se incluyeron propuestas de legisladores y se contó con la retroalimentación y asesoría del sector privado.