Precisan que el ejercicio de la función pública debe apegarse a los principios de legalidad, honradez, lealtad, imparcialidad y eficiencia, establecidos en el artículo 113 del Título Cuarto de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, con el propósito de que en el servicio público impere una conducta digna que fortalezca a las instituciones públicas y que a su vez responda a las necesidades de la sociedad.

Con objeto de consolidar una administración pública ética, eficaz, transparente y responsable, que rinda cuentas, combata y castigue la arbitrariedad, la corrupción y la impunidad, y que al mismo tiempo promueva una cultura de la legalidad que garantice el apego de las y los servidores públicos a la ley, se requiere establecer una estrategia que, entre otros elementos, considere la adopción de estándares de ética y de conducta que sirvan de base para establecer valores y principios que guíen y orienten la actuación de todo el personal del sector público, sensibilizándolo sobre el papel ejemplar que deben desempeñar ante la sociedad.

En este marco, y considerando que la Ley Federal de Responsabilidades Administrativas de los Servidores Públicos establece en su Título Cuarto que las dependencias y entidades deberán establecer acciones de carácter preventivo para identificar y delimitar aquéllas conductas que en situaciones específicas deberán observar las y los servidores públicos adscritos a las mismas en el desempeño de sus empleos, cargos o comisiones a fin de garantizar el adecuado ejercicio del servicio público, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público emite el presente Código de Conducta​.