¿Sabías qué?

La economía mexicana durante 2015, ha sufrido ajustes en las previsiones de crecimiento, y el panorama podría ser similar en 2016. Los motivos tienen que ver con los ajustes por la volatilidad causada por la desaceleración en China, la decisión de aumentar las tasas de interés de la Reserva Federal y el precio del petróleo a la baja; aunque en general se percibe un deterioro de las expectativas de crecimiento globales. Para el caso de México, La Secretaría de Hacienda y Crédito Público, ha publicado que el factor que limitó el crecimiento fue la desaceleración de la economía de Estados Unidos, con la mayor caída en su producción industrial desde el segundo trimestre de 2009. El pronóstico conservador de la Secretaría, pretende generar confianza en los mercados y los inversionistas. El sector minero en México enfrentó durante el 2015 uno de los peores años de su historia, la caída en los precios de los metales, la carga de nuevos derechos, la imposibilidad de deducir los gastos pre operativos de exploración el mismo año en que se efectúan y de igual manera, la desaceleración de la economía de China y Estadounidense provocaron que los indicadores de esta actividad industrial se ajustaran a la baja, así como sus expectativas de crecimiento.


En 2015, se representó el 8.8% del PIB Industrial y 3.0 del PIB Nacional de acuerdo con datos de INEGI. Asimismo, el valor de la producción a precios corrientes de la minería mexicana ampliada alcanzó un monto total de 417.02 mil millones de pesos (Mmdp), monto que representó un incremento de 14.1% con relación al año anterior. Es importante señalar que el valor de la producción no significa que hubiese un incremento en el costo de producción, este crecimiento obedece principalmente a que se lograron captar cifras de diversos bancos de material ubicados en la República Mexicana, y que es material utilizado en la construcción de caminos y carreteras a lo largo del país.

La Inversión Extranjera Directa en México, proviene de empresas localizadas en 19 países, situados en 4 continentes, y que han tenido como México, una amplia experiencia en la industria minero-metalúrgica y en la exploración de minerales, están expandiendo su desarrollo para satisfacer la demanda mundial de los metales. Aproximadamente 595 proyectos están asociados con metales preciosos como lo son el oro y la plata, los cuales representan el 64.19 %; De igual manera, 131 proyectos ligados a minerales polimetálicos representan el 14.13 %; 119 proyectos por minerales de cobre, aportan el 12.84 %; 51 proyectos con mineral de hierro, aportan el 5.57% y los 31 proyectos restantes están asociados con otros metales y materiales, como Germanio, Cobalto, Titanio, Molibdeno, Bismuto, Estaño, Platino, Galio, Litio-Potasio, Paladio, Antimonio, Níquel, Vanadio, Wolframio (Tungsteno), Mercurio, Zeolita-Chabazita, Barita, Pórfidos, Boratos, Wollastonita, Arena Sílica, Dolomita, Sal Marina (NaCl), Caliza, Agregados Pétreos y Roca Fosfórica representando (3.34%); sin embargo en la mayoría de los casos se consideran a estos minerales como subproductos o asociados con los minerales metálicos.

La industria de la minería y su cadena productiva, tienen una contribución importante en México y geológicamente la geografía es importante por su riqueza mineral. México se encuentra dentro de los 12 principales productores a nivel mundial de 17 minerales, y es líder mundial en la producción de plata, ocupa el prestigioso segundo lugar en la producción de fluorita, tercero en la producción de bismuto, celestita y wollastonita; quinto sitio en la producción mundial de cadmio, molibdeno, plomo y barita; sexto en la producción de zinc y sal; séptimo en oro, selenio, diatomita y yeso; noveno en manganeso y grafito y décimo en cobre.

En 2015, el valor de la producción a precios corrientes de la minería mexicana alcanzó un monto total de 417.02 mil millones de pesos (mmdp), monto que representó un incremento de 14.1% con relación al año anterior. La producción de minerales metálicos registró un monto de 221.2 mmdp, lo que constituyó el 53.1% de la producción total y un incremento de 11.1% con relación al año anterior. Por su parte, la producción de minerales no metálicos sumó un total de 195.7 mmdp. con participación de 46.9% del valor total de la producción minera y un Incremento de 17.6% con relación a 2014. Los principales minerales que aportaron al valor de la producción nacional fueron oro (19.1%), cobre (12.4%); plata (11.4%); zinc (5.8%), el fierro mostró un descenso de 19.7% en su producción respecto del año anterior, sin embargo aportó el 1.9% y cobre el 1.9%. En cuanto a los minerales metálicos, también se registraron importantes aportaciones como la del Basalto (14.1%), Caliza (10.6%), Agregados Pétreos (10.5%), Arena (2.3%), Andesita (1.6%), Grava (1.5%) y Carbón (0.8%).


Los Estados de la República Mexicana que principalmente contribuyeron al valor de la producción minera, fueron Sonora (18.3%); Zacatecas (15.1%); Durango (6.4%); Jalisco (6.4%); Chihuahua (5.9%) y Guanajuato (5.5%); éstos sumaron un total de 57.7% del total nacional.

La minería ha sido y es sinónimo de crecimiento y desarrollo centenario para México. A través de la historia, su aportación en la economía de nuestro país representa oportunidades de evolución para las presentes y futuras generaciones.

Para conocer más puedes descargar archivos aquí:

Anuario Estadístico de la Minería Mexicana

Anuarios históricos

Datos abiertos