Una de las lenguas originarias de México es la lengua náhuatl. Con la instauración de la colonización hace 500 años, se impuso el castellano como lengua de gobierno y evangelización. Con esto se truncó la dinámica de la lengua náhuatl, sin embargo a pesar de la colonización y prohibición del uso de las lenguas indígenas, se siguió usando la lengua náhuatl como lengua franca, sobre todo para la evangelización de la población colonizada. Esta lengua en el México antiguo se había extendido hasta Centroamérica y funcionaba como lengua franca entre las diferentes naciones mesoamericanas.