Rosario Robles Berlanga, secretaria de Desarrollo Social, urgió a democratizar la productividad y la economía del país, con base en las empresas sociales y solidarias, que trabajan en proyectos productivos para mejorar la calidad de vida de los sectores en condiciones de pobreza.

Durante un diálogo sostenido con algunos integrantes del Instituto México del Centro “Woodrow Wilson”, la titular de la Sedesol, quien fue acompañada por el director Duncan Wood, sostuvo que con el viraje que se ha dado a la política social, se busca vincular lo social con lo productivo, para romper el mito de que los pobres no son capaces de salir adelante con su propio esfuerzo y trabajo, por lo que dependen de los subsidios gubernamentales.

“Debemos romper mitos en muchos sentidos para compartir el riesgo financiero con las empresas sociales a fin de generar mayor productividad y rentabilidad, para generar empleos suficientes y dignos para que los sectores en condiciones de pobreza salgan adelante por su propio esfuerzo”, señaló. 

“Los mexicanos en pobreza nos han dicho claramente que no quieren despensas, que no quieren subsidios, sino la oportunidad de conseguir un trabajo digno y bien remunerado, que les permita tener ingresos suficientes para cubrir sus necesidades y las de sus familias”, mencionó.

En el encuentro, la funcionaria federal respondió preguntas en torno al rediseño de los programas sociales y las reformas que se impulsan con visión de Estado para buscar salidas productivas a los rezagos y marginación en que vive la mitad de la población.

Se trata, explicó la secretaria, de reformas de largo alcance y con visión de Estado; no obstante, el gobierno de la República, en coordinación con los estados y municipios, trabaja con los programas sociales y con la Cruzada Nacional Contra el Hambre, para que millones de mexicanos puedan ejercer su derecho a la alimentación, mandatado por el Artículo 4 constitucional.

“Con la Cruzada se han focalizado los recursos para universalizar derechos, en una política de nueva generación que prioriza a la población en pobreza extrema alimentaria”, destacó.

Como resultado de las reformas, se busca vincular al Programa de Desarrollo Humano Oportunidades con el desarrollo de capacidades y proyectos productivos, para que quienes tienen tierras en el medio rural puedan acceder a créditos blandos y emprender proyectos productivos.

También se busca que 1.5 millones de becarios de Oportunidades reciban atención prioritaria en la educación superior o vincularlos con la demanda profesional, programas de emprendedores y empresas sociales, para que con su trabajo puedan impactar favorablemente en su comunidad y región.

A la reunión del Instituto México del Centro “Woodrow Wilson” asistieron, entre otros, el embajador mexicano en los Estados Unidos, Eduardo Medina Mora; el Senior Counselor de Cohen Group, Jeffrey Davidow; el vicepresidente de Pioneer Natural Resources, Roger W. Wallace; Jaime El Koury, de Cleary Gottlieb Steen and Hamilton; Mario Hernández, director de Asuntos Públicos de Western Union; Luis Rubio, presidente del CIDAC; Rossana Fuentes-Beráin, vicepresidenta editorial del Grupo Editorial Expansión; Silvia Núñez, directora del Centro de Estudios Norteamericanos, de la UNAM; Luis de la Calle, Director de Foundig Partner and Managing; Rafael Fernández de Castro, director de Relaciones Internacionales del ITAM, y Carlos Heredia, Director de Estudios Internacionales del CIDE. 

051213 RRB Woodrow Wilson 02jpg
 Descarga esta información en formato PDF