Independientemente de la emoción que experimentó al saberse ganadora del primer lugar del concurso “En corto contra el hambre”, convocado por la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) y el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), Montserrat Vázquez, originaria del Distrito Federal, se sintió indignada por la “ceguera” de muchas personas que no se atreven a ver una realidad que por siempre ha existido: la falta de alimentación adecuada y suficiente.

“Mi intención fue dar a conocer lo que sucede en el Distrito Federal -y seguramente en otros lados-, pero lo que más me impactó es que la gente no quiere darse cuenta de lo que sucede en el país”, dijo la joven de 22 años de edad, estudiante del noveno semestre de la carrera de Diseño y Comunicación Visual, en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Para la realización de su documental “Central de Abastos”, Montserrat tuvo que ir muchas madrugadas al oriente de la capital del país. “Me costó mucho sufrimiento, salía llorando de rabia, de coraje, de impotencia y desesperación al ver cómo los dueños de los negocios prefieren tirar los productos, muchos aún en buen estado, antes que bajar los precios o darlos a quien los necesita”.

“Te encuentras escenas desgarradoras: gente que busca rescatar comida de la basura, disputándosela a insectos y ratas. Es en los contenedores de basura donde la gente va a buscar comida; y lo peor es que ves a personas que aparentemente no tiene necesidades económicas o de alimentación, meter a sus hijos a los depósitos, sin importar los riesgos que implica para su salud”.

Montserrat cataloga de insólito el hecho de que muchas personas que viven, literalmente, de los desperdicios de la Central de Abastos, tengan un gran orgullo, como en el caso de la protagonista de su documental: Reyna, quien se negó a recibir víveres como leche, frijol, café, galletas, papel higiénico, ropa limpia y en buen estado, entre muchas otras cosas, que Montserrat reunió -con apoyo de amigos y a través de la red social de Facebook-.

“Me dijo que ella no necesitaba mi ayuda; que para eso estaba la Central de Abastos”, dijo la joven, quien confiesa haberse sentido sorprendida.

Relata que para colectar los donativos, ella acudía personalmente a recogerlos, “sin importar el lugar donde estuvieran; no se cuánto reuní, pero casi llené la cajuela de un auto, con cosas que repartí en la Central de Abastos entre quien veía que en realidad las necesitaba”.

“Creo que este tipo de eventos pueden ayudar a combatir situaciones como la que estamos viviendo, siempre y cuando la gente quiera darse cuenta de ello”, expresó la ganadora, quien agradeció el apoyo de su madre Laura Díaz y de sus maestros.

En el concurso “En corto contra el hambre” participaron 70 personas con 43 cortometrajes, muchos de los los cuales se exhibirán en la Ruta Sin Hambre, en algunos medios de comunicación y en la página web “Sin Hambre”.

El documental “Central de Abastos” de Montserrat Vázquez, puede verse en:

http://www.sedesol.gob.mx/es/SEDESOL/CortoContraelHambre


http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=OLC1nayxKLM


 Descarga esta información en formato PDF