La Cruzada Nacional Contra el Hambre reenfocará sus acciones para atender a 1.5 millones de niñas y niños con desnutrición, afirmó la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, al firmar el Convenio de Colaboración Sedesol - Un Kilo de Ayuda – Sedesol, el cual se constituye como uno de los primeros documentos de la alianza estratégica público-privada para erradicar la carencia alimentaria.

En el evento, llevado a cabo en las instalaciones de la dependencia federal, la responsable de la política social señaló que la Cruzada es una oportunidad única e histórica para erradicar la desnutrición infantil en los 400 municipios considerados en la primera etapa de la estrategia interinstitucional.

“Si hablamos de una focalización de 7.4 millones de mexicanos con pobreza extrema y carencia alimentaria, focalizar todavía más en niñas y niños nos parece vital, y hacerlo en los primeros años de edad, básico y fundamental”, enfatizó la funcionaria federal.

Aseguró que “si no se interviene de manera oportuna en los dos primeros años de vida, las secuelas de la desnutrición son para toda la vida”, por lo que se actuará de manera estratégica desde la Secretaría de Salud en menores, mujeres embarazadas y en lactancia.

Nos interesa que Gobierno y organizaciones civiles nos acompañemos para avanzar gradualmente en los 400 municipios de la Cruzada, dijo la titular de la Sedesol a José Ignacio Ávalos Hernandez, presidente de la asociación civil Un Kilo de Ayuda, al destacar el trabajo de esta organización en Chiapas, Estado de México, Oaxaca y Yucatán.

Robles Berlanga señaló que el trabajo del Gobierno será la de facilitador e intermediario, para que las donaciones de la ciudadanía puedan ser canalizadas de manera transparente a las organizaciones de la sociedad civil y, de esta manera, la gente pueda confiar en que realmente llegan a quienes más lo necesitan.

Destacó la experiencia y contribución de Un Kilo de Ayuda para orientar y establecer los objetivos de la Cruzada no solamente en lo concerniente a alimentación, sino abarcar aspectos de nutrición para mejorar los indicadores de crecimiento, peso y talla en niñas y niños.

“Esta Cruzada, reiteró la titular de la Sedesol, no es un programa de entrega de despensas; es una estrategia integral del Gobierno, que parte del problema de la alimentación pero trasciende hacia la nutrición y a otros factores de las comunidades a las que estamos llegando y tratamos de llegar”.

En su intervención, José Ignacio Ávalos Hernández, presidente de Un Kilo de Ayuda, dijo que en esta Cruzada de todos los mexicanos se deben cuidar “los resultados niño a niño, persona a persona, y no solamente a través de anuncios espectaculares de cobertura”.

“Venimos este día a apropiarnos de la Cruzada Nacional Contra el Hambre y lo hacemos a través de una gran alianza público-privada entre Gobierno, empresas, fundaciones y sociedad civil, para alcanzar acuerdos y objetivos que nos beneficien a todos, para acabar con el hambre y la desnutrición infantil en nuestro país”, señaló.

Aseguró que Un Kilo de Ayuda “es un programa que mide, incluso, el nivel de neurodesarrollo de los niños, para asegurar que alcancen un desarrollo pleno de capacidades físicas, intelectuales y emocionales”.

A la firma del Convenio de Colaboración Sedesol - Un Kilo de Ayuda asistieron el presidente de la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD), Vicente Yáñez Soloa; la presidenta ejecutiva de la Fundación Televisa, Alicia Lebrija Hirschfield; el investigador de la Dirección de Nutrición del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán”, Abelardo Ávila Curiel; el director general de City Club Grupo Soriana, Marco Antonio Vázquez; el presidente del Patronato del Nacional Monte de Piedad, Raúl Medina Mora, y Olga Melía González, de la Fundación Pepsico México.

 Descarga esta información en formato PDF