La lucha contra el hambre es un desafío político y moral, ante el cual no cabe la indiferencia ni la apatía, y donde gobierno y sociedad vamos juntos, afirmó la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, durante la instalación y toma de protesta del Consejo Nacional de la Cruzada Contra el Hambre.

En el salón Revolución, del Hotel Meliá, la responsable de la política social del gobierno de la República señaló que el Pacto por México y la Cruzada Nacional contra el Hambre “nos han devuelto la seguridad de que sí podemos caminar juntos y tomar acuerdos a favor del país y de los mexicanos que más lo necesitan”.

Ante representantes de organizaciones civiles nacionales e internacionales, Robles Berlanga refrendó que la Cruzada Nacional Contra el Hambre es un espacio abierto a la participación de todos, más allá de banderas políticas, ideologías, lenguas, religiones, clases sociales o identidades regionales.

“Tenemos que recuperar la capacidad de indignación ante una realidad que nos lastima, como son los millones de mexicanos que sufren hambre; tenemos que actuar con decisión y eficacia, utilizando todos los activos gubernamentales y ciudadanos para cambiar el rostro de México”, sostuvo.

Destacó que el presidente Enrique Peña Nieto es el principal convencido de que la Cruzada tiene que ser un proyecto, una iniciativa, una idea de todos los mexicanos, una respuesta ética a una condición inaceptable que agravia a millones de mexicanos.

La Cruzada Nacional Contra el Hambre –continuó la funcionaria federal- es una política social que queremos sea de nueva generación, donde la construcción de una sociedad de derechos debe ser una responsabilidad compartida por todos.

Explicó que con la instalación del Consejo Nacional de la Cruzada Contra el Hambre se da cauce a las voces de los mexicanos y de organizaciones civiles que han trabajado muy de cerca con los más pobres del país.

“Teníamos que buscar las convergencias dentro de nuestra pluralidad social y gubernativa para articular una gran alianza a favor de un México sin hambre; teníamos que recuperar el derecho a soñar, la confianza en nosotros mismos; teníamos que refundar la esperanza”, enfatizó Robles Berlanga.

La secretaria de Estado agradeció a las organizaciones que trabajaron de cerca con la Sedesol para afinar las funciones y características del Consejo Nacional de la Cruzada Contra el Hambre, con el propósito de escuchar e incluir a todas y cada una de las voces de la sociedad.

Aseguró que el Consejo está integrado por lo mejor de la sociedad civil mexicana, tanto de la capital de la República como de las entidades federativas, por lo que les pidió su máximo compromiso para la aplicación y orientación de la Cruzada, impulsar la participación ciudadana, proponer mecanismos de colaboración y formular estudios e investigaciones para dar soporte metodológico y científico a la estrategia.

El Consejo Nacional de la Cruzada Contra el Hambre quedó integrado por un presidente, la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga; un secretario ejecutivo, que será designado en la próxima sesión, en el mes de mayo, y consejeros de reconocido prestigio en los diversos temas relacionados con el ciclo alimentario (producción, distribución, abasto, comercialización, consumo y nutrición), el desarrollo social y el combate a la pobreza, provenientes de los sectores privado, social, y de los ámbitos académico, profesional o científico.

Los Consejeros estarán conformados por representantes de organizaciones de los sectores privado y social; de instituciones académicas y de organismos e instituciones internacionales, cuya participación será por un año y podrá ser renovada hasta por un periodo igual; y tendrá como invitados permanentes a los gobernadores de los 31 estados de la República y al jefe de Gobierno del Distrito Federal.

El Consejo tendrá las funciones siguientes:

  • Emitir opiniones y formular propuestas sobre la aplicación y orientación de la Cruzada Contra el Hambre.
  • Impulsar la participación de la ciudadana y de las organizaciones en la operación, seguimiento y evaluación de la Cruzada.
  • Proponer y propiciar la colaboración de organismos públicos y privados, nacionales y extranjeros en la Cruzada.
  • Proponer la realización de estudios e investigaciones en el marco de la Cruzada.
  • Promover la celebración de convenios con dependencias del Ejecutivo Federal, entidades federativas, municipios, organizaciones de la sociedad civil y sector privado para la instrumentación de los programas y acciones relacionadas con la Cruzada.
  • Integrar las Comisiones Temáticas que se consideren convenientes para el ejercicio de sus funciones.
  • Promover la integración de Consejos Estatales, denominados “Capítulos Representativos en las Entidades Federativas”, conforme a los temas y proyectos adoptados en cada entidad y formalizados en los Acuerdos para el Desarrollo Social Incluyente.

El Consejo instalará también, en su próxima sesión, las comisiones temáticas que formularán propuestas y emitirán opiniones sobre temas específicos en el marco de la Cruzada, en los siguientes aspectos:

  • Generación de ingresos en población en situación de pobreza;
  • Alimentación, nutrición, abasto y comercialización de alimentos eficiente y oportuna de las personas en situación de pobreza;
  • Acceso a servicios de salud y educación de la población en situación de pobreza;
  • Vivienda y dotación de infraestructura social básica;
  • Impulso de la producción agrícola en el campo mexicano;
  • Fomento de la participación social y comunitaria en la cruzada contra el hambre, y
  • Mecanismo de monitoreo, seguimiento y evaluación de la cruzada contra el hambre.