México, D. F., a 28 de julio de 2013

Es fundamental fortalecer y profesionalizar a las organizaciones de la sociedad civil (OSC), pero sin ahogar con trámites y burocracia su vocación de servicio, de trabajo y sin dejar de lado la transparencia y rendición de cuentas en el uso de los recursos, afirmó María Angélica Luna Parra, titular del Instituto Nacional de Desarrollo Social (Indesol).

Durante la tercera mesa del foro La sociedad civil en el desarrollo social. El Indesol y el Programa de Coinversión Social, 20 años de historia, en la que se abordó el tema: Redes de organizaciones civiles, mecanismos de fortalecimiento y generación de capital social, Luna Parra manifestó que el Indesol trabaja para fortalecer el fomento de las OSC y su liderazgo, y para propiciar el diálogo, vinculación e intercambio de experiencias entre los diversos actores sociales.

La funcionaria federal recordó que desde los años 90 se han generado leyes en favor de esos temas y han surgido instituciones como la Comisión de Derechos Humanos, el Instituto Federal de Acceso a la Información (IFAI), el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) y el Consejo Nacional para el Desarrollo y la Inclusión de las Personas con Discapacidad (Conadis), entre otras, que confirman que la participación de la sociedad es un factor determinante en la generación de capital social. 

La investigadora y experta en género, Violeta Vargas García, presentó el libro “Una mirada a los procesos de profesionalización y género de las OSC”, en el que destaca que la perspectiva de género se incorpora gradualmente en las organizaciones, sin ser todavía un elemento constitutivo de su estructura, procedimientos y culturas institucional y organizativa.

Por su parte, la consultora Regina de Angoitia mostró detalles de la investigación “El modelo fortaleza de Fundación Merced”, centrada en la forma en que las OSC pueden rendir cuentas, evaluarse integralmente y detectar áreas de mejora.

Emilo Guerra, de la fundación Zícaro, presentó el libro “Fortalecimiento institucional y profesionalización”, que plantea la necesidad de que las OSC inviertan en potenciar y generar capital social a corto y mediano plazo “si se quiere que sean agentes del cambio social”.

La diputada Elena Tapia Fonllem, secretaria de la Comisión de Derechos Humanos en la Cámara Baja, indicó que las investigaciones que se adentran en la forma en que trabajan y se organizan las OSC es fundamental para conocer sus fortalezas y debilidades.

Enrique González Tiburcio, coordinador de asesores de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), destacó que la participación ciudadana es el principal motor para alcanzar un desarrollo social donde los diferentes actores y el gobierno trabajen de manera coordinada para satisfacer las necesidades de la población.

“La mejor fórmula para que un país se consolide es que las autoridades y la sociedad civil establezcan canales de diálogo, vinculación y cooperación”, agregó.

Finalmente, Ariel Contreras Pérez, ex presidente del Instituto Nacional de Solidaridad (Insol), expresó que es necesario reconocer que todos sabemos algo, pero no todos sabemos lo mismo, por lo que no hay conocimientos superiores o inferiores, sino distintos, y a partir de este reconocimiento construir una visión de igualdad entre los actores sociales y las autoridades, que reditúe en un verdadero desarrollo social.