México, D. F., a 17 de septiembre de 2013
Con el objetivo de contribuir a la ruptura del ciclo intergeneracional de la pobreza y a favorecer el desarrollo de las capacidades asociadas a la alimentación, salud y educación de las familias beneficiarias del Programa de Desarrollo Humano Oportunidades (PDHO), México recibió un préstamo por 600 millones de dólares del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Mercedes Araoz, representante del BID en México, afirmó que tras once años de trabajo conjunto, durante los cuales el Programa Oportunidades ha alcanzado resultados en las áreas de salud, nutrición y educación, con la aprobación de este crédito inicia una nueva fase de colaboración entre el Banco y el Programa.

Oportunidades, dijo, se encuentra en el proceso de implementar y evaluar acciones de rediseño que buscan profundizar las inversiones en capital humano de las familias beneficiarias, por lo que, específicamente, la asistencia técnica del Banco se enfocará en tres áreas claves:
a) la revisión del esquema de becas para mejorar la matrícula en los niveles secundario y medio superior;
b) el escalamiento de una estrategia integral de nutrición, y,
c) el diseño de un componente de desarrollo infantil que promueva inversiones en capital humano desde la primera infancia, trabajo que comprende profundizar la coordinación de Oportunidades con los sectores de educación y salud.

Por su parte, la coordinadora Nacional de Oportunidades, Paula Hernández Olmos, señaló que “por instrucciones del Presidente Enrique Peña Nieto y de la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, iniciamos una etapa de rediseño en la que es indispensable la participación de organismos nacionales e internacionales para compartir experiencias, identificar nuevos desafíos y reformular las estrategias y metas del combate a la pobreza”.

En el marco de esta nueva etapa y como parte de la estrategia del BID con México, se plantea el objetivo de “apoyar mejoras en el diseño y eficiencia de los programas de protección dirigidos a la población vulnerable”, por lo que se pactó una nueva operación de préstamo, por 600 millones de dólares.

El objetivo es contribuir al desarrollo de capacidades de las familias beneficiarias a través de inversiones en educación, salud y nutrición y, dentro de sus objetivos específicos, está el acompañamiento técnico en el proceso de rediseño.

Con esta operación, el BID contribuye al reforzamiento del Programa y fortalece su posición como un socio estratégico para la construcción de un México incluyente, señaló Hernández Olmos.

Los recursos del empréstito se destinarán a financiar las transferencias monetarias condicionadas, a la implementación y evaluación de acciones de mejora, a promover la coordinación efectiva entre Oportunidades y los sectores encargados de los servicios de educación, salud y alimentación y, finalmente, para la generación de evidencia que oriente el monitoreo y evaluación del programa.

El proyecto busca incrementar la matrícula de educación secundaria y media superior, estableciendo pagos por terminación de grados, y fomentar el acceso efectivo a los servicios de salud y nutrición, a través de la consolidación y expansión de la Estrategia Integral de Atención de la Nutrición, que fortalece la capacitación del personal de salud en la difusión y distribución de suplementos de micronutrientes para niños y mujeres embarazadas.

El financiamiento está pactado a 11 años, con similar periodo de gracia. El prestatario es México, a través de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, y los organismos ejecutores son las secretarías de Desarrollo Social y la de Educación Pública.

El Programa Oportunidades, como eje principal del desarrollo de capacidades, llega a más de 24.36 millones de mexicanos pobres, a quienes apoya en educación, salud y nutrición. Sus mayores logros se encuentran en zonas rurales y entre los más vulnerables.

Este es el sexto préstamo que el BID otorga a Oportunidades, programa al que apoya desde 2002, y con esta operación, el organismo internacional inicia una nueva etapa de apoyo técnico y financiero a uno de los programas de protección social más emblemático a nivel mundial.