Muy buenos días tengan todas y todos ustedes.

¿Sí se ve claro de quién es amigo el gobernador, verdad? ¿De quién? De los ganaderos, de los ganaderos de Michoacán. Ahí está.

Yo conozco a Silvano desde hace muchos, muchos años. La política a veces le regala a uno con generosidad la posibilidad de conocer gente que está comprometida con la transformación y con el cambio.

Silvano y yo hemos caminado juntos por muchas trincheras. Nos hemos encontrado, él como servidor público en el estado y yo como funcionario en la Financiera Rural. Nos hemos encontrado en diversos espacios como legislador, nos hemos encontrado caminando siempre pensando cómo podemos ayudar a México y cómo podemos ayudar a Michoacán.

Esa coincidencia nos ha hermanado, esa amistad me ha acompañado a mí por muchos años y hoy me da la oportunidad de nuevo de agradecérsela.

Muchas gracias, señor gobernador.

Tiene Michoacán mucha suerte de tener un gobernador con esa capacidad de entrega, con esa pasión y tienen los ganaderos de Michoacán mucha suerte de tener un gobernador que los conoce, que los quiere, que los aprecia porque es uno de los suyos.

Estoy muy contento también de estar con un michoacano honorario. Yo no conozco ningún otro funcionario federal que conozca todos y cada uno de los municipios de Michoacán, que los conoció en las buenas y que los conoció en las difíciles, que se entregó con pasión no solamente a transformar la empresa del abasto social de leche del país, sino a estar cerca de Michoacán en sus momentos más difíciles y estar cerca de Michoacán no solamente con la leche, sino estar cerca de Michoacán para ver qué se ocupaba y cómo podía ayudar.

Estoy muy contento de acompañar hoy aquí a ese michoacano honorario, a Héctor Pablo Ramírez Puga.

Héctor Pablo carga con un dolor. Hace poquito fuimos a un evento de adultos mayores en la Ciudad de México, y el estado de Oaxaca llevó una delegación muy pequeña. Y cuando pedimos que se manifestara ese estado no daba la impresión de que hubiera tomado leche y que estuviera sano y fuerte.

Vamos a enseñarle a Héctor Pablo que en Michoacán la leche Liconsa sí permite estar sanos y fuertes y que lo van a reconocer con un aplauso mucho más fuerte que el que le dieron.

Yo creo con eso, Héctor Pablo, sí quedamos a mano y te desagravió Michoacán la falta de fortaleza que vimos allá con la delegación de Oaxaca que, bueno, hay que aclarar que era porque eran poquitos. Si hubieran ido muchos le hubieran ganado a Coahuila, que eran los que estaban mejor representados.

Ese día, eso fue lo que nos falló.

La empresa de Liconsa es una empresa con una gran tradición, es una empresa con una gran historia y es una empresa que nunca se había transformado tanto como se transformó en esta administración del presidente Peña Nieto.

Liconsa era una empresa predominantemente urbana, Liconsa era una empresa que se preocupaba por el abasto social de leche en algunas capitales, muy concentrada además en el centro del país.

La leche de Liconsa era desconocida en muchos de los municipios del país. La experiencia de tomar leche sigue siendo una experiencia que está lejos de las familias más pobres de los municipios más lejanos.

El esfuerzo que ha hecho el presidente Peña Nieto, que ha conducido con mucho talento Héctor Pablo, está permitiendo que eso cambie.

Vamos a hacer un nuevo programa piloto en donde le vamos a proponer a nuestro Consejo que nos deje vender a un peso el litro de leche en los 150 municipios más pobres del país, en los 150 municipios que están ubicados en Oaxaca, en Veracruz, en Guerrero, en Chiapas, en Puebla y en Hidalgo.

Estos son municipios en donde no hay leche, en donde la leche está ausente de la dieta de las niñas, de los niños, de los adultos mayores, de las mujeres embarazadas.

Vamos a preservar un programa, que también fue decisión del presidente Peña Nieto, de vender la leche Liconsa en cuatro pesos con 50 centavos en los estados de Guerrero, de Oaxaca y de Chiapas. Y vamos a preservar el precio de venta de Liconsa durante todo este año en cinco pesos con 50 centavos, lo que permite a las familias de Liconsa comprar su leche en condiciones mucho muy atractivas, y ahorrarse en promedio diez pesos por cada litro que están comprando de Liconsa.

Si volvemos a ver ahí cada una de esas tarjetitas de afiliación, cada tarjetita que se está levantando, solamente está levantando una, cada tarjetita que se está levantando les permite ahorrarse al mes casi 200 pesos cuando están comprando su leche. Eso vale cada tarjetita.

Eso implica el esfuerzo que hace Liconsa todos los días. Pero hoy Liconsa hace un esfuerzo adicional y se transforma de una forma diferente que hace una gran diferencia para productoras como Amparo.

Transparentar el padrón de proveedores. En un año difícil todo mundo sabe que Diconsa tiene un presupuesto menor que el del año pasado. Es especialmente importante que seamos transparentes y que cuidemos a los pequeños productores, a los ganaderos de este país.

¿Qué vamos a hacer? Retomo algunos de los temas que platicó ya Héctor Pablo. Primero, vamos a transparentar a quién le compramos la leche y vamos a privilegiar a los pequeños ganaderos. Eso quiere decir que Amparo no tiene nada de qué preocuparse, y que los productores como Amparo tampoco, porque a los pequeños ganaderos les vamos a comprar la misma leche que les compramos el año pasado.

Vamos a hacer público a quién le compramos y cuánto le estamos comprando. La transparencia será la regla de la actuación de Liconsa de aquí en adelante.

Y vamos a hacerlo además para que lo sepa todo el mundo, pero que lo sepan en particular los ganaderos y las ganaderas del estado, para que lo sepan los funcionarios del estado, para que lo sepan los funcionarios de Sagarpa, porque junto con Liconsa esas tres instancias van a recorrer el país para que quede claro y para que acordemos juntos el padrón de los ganaderos a quienes habremos de comprarles.

Así vamos a estar seguros de que le estamos comprando a quien debemos y de que los pequeños ganaderos, los ganaderos del sector social, habrán de ser cuidados en este proceso complicado.

Esa es una buena noticia para productores como Amparo.

Nos vamos a meter a revisar el tema de intermediarios y comercializadores. Hoy Amparo vende directamente en Liconsa y le dan en promedio seis pesos por cada litro. Antes de que le vendiera a Liconsa, cuando nos vendía a través de intermediarios le daban en promedio tres 80 pesos por litro.

Eso quiere decir que Amparo estaba trabajando de las seis, de las cuatro semanas que tenía el mes poco más de dos para Liconsa y poco menos de dos para los intermediarios. Hoy, las cuatro semanas que se levanta todos los días en la mañana Amparo y que ordeña sus vacas para traerlas a este centro de acopio, todo ese precio se le va directamente a doña Amparo.

Vamos a auditar permanentemente a los centros de acopio. Vamos a involucrar en ese esfuerzo a los contralores sociales, 550 mil en todo el país, para que no haya ninguna duda de que la gestión de la empresa es una gestión transparente.

Vamos a trabajar con la banca de desarrollo para que Liconsa pueda fungir como retenedor, eso dé certeza a los créditos que se les den y por la vía del crédito los ganaderos puedan modernizarse y comprar los implementos que requieran para así mejorar la calidad de su leche y su precio.

Asegurarnos, además, de que los intermediarios compren con contrato nos va a permitir que esos contratos funjan como garantías de créditos que les permitan también mejorar la calidad, los precios que están recibiendo.

Por primera vez vamos a licitar la crema en Liconsa y lo vamos a hacer atendiendo, como habremos de hacer con otros, las instrucciones, las sugerencias, las observaciones que nos hiciera la Auditoría Superior de la Federación.

Trabajaremos con Profeco. Buscaremos que la venida a Sedesol del INAES se traduzca también en que con los ganaderos construyamos economía social.

Uno de los retos en este sector, en esta industria, es que el consumo de leche ha tendido a mantenerse constante en el tiempo. Junto con los ganaderos, junto con la industria, vamos a trabajar para hacer campañas nacionales que incentiven el consumo de leche.

Porque estamos ciertos de que la leche Liconsa, y de que la leche en general, es fuente de salud, es fuente de proteínas. Lo es sin ninguna duda, y es un esfuerzo que tenemos que hacer también, la leche materna. Pero lo es la leche en general, que es un buen vehículo para que lleguen las proteínas que requieren las niñas, los niños, las mujeres que están lactando, los adultos mayores.

Vamos, como dijo Héctor Pablo, a privilegiar la compra de leche nacional sobre las importaciones. Lo hemos hecho toda la administración, lo hemos hecho siguiendo la administración puntual que nos dio el presidente Peña Nieto.

Y, además de estos 10 anuncios que ya diera Héctor Pablo, hemos platicado para que Liconsa haga un esfuerzo adicional. En este año de restricciones presupuestales, de las economías que genere Liconsa, de los esfuerzos que Liconsa haga en su administración, va a destinar otros 37 millones de pesos para ayudar en el corto plazo a apoyar la compra que estamos haciendo a los ganaderos del país.

Estamos muy contentos de que esa medida la hayan aplaudido los gerentes de Liconsa, porque ellos son los que van a sufrir este esfuerzo de austeridad para poder apoyar a los ganaderos. Pero estamos seguros de que lo vamos a hacer con gusto.

Muchas gracias, muy buenos días. Muy contento de estar en este hermoso estado de Michoacán, que se está transformando, que está cambiando, que está mejorando, que está recuperando la paz, la seguridad y la prosperidad. Y en eso cuenta con el apoyo del presidente Peña Nieto que tiene a Michoacán muy cerca de su corazón.

Muchísimas gracias.


Álvaro Obregón, Michoacán, 17 de marzo de 2016