Muy buenos días tengan todas y todos ustedes.

Estoy muy contento de estar en Tlaxcala. Mariano hacía ahorita referencia de cómo por primera vez vino a esta comunidad hace 27 años. Yo no tengo el gusto de ser amigo de Mariano desde hace 27 años, yo hace 27 años andaba recorriendo otras comunidades, no propiamente la infantil, pero más o menos.

Pero soy amigo de Mariano hace más de 15 y no puedo esconder la satisfacción que me da el estar caminando hombro con hombro con él su estado. Desde que lo conozco, su emoción por Tlaxcala, su compromiso por servirle es evidente y desde que lo conozco, su seriedad como político era también absolutamente clara.

Un político al que nunca le dio miedo tomar decisiones difíciles. Un político al que nunca le dio miedo tomar decisiones que no fuera populares porque él estaba seguro de que esas decisiones en el largo plazo iban a redituar. Un político que combina la emoción social con el conocimiento técnico, un político que es modelo de vida y de congruencia para muchos otros que nos gusta la política,

En la casa somos amigos de Mariano yo desde hace 15, mi papá desde hace más. Hoy compartimos una amistad de dos generaciones y la vida me sonríe al poder compartir con él este evento, que agradezco y que agradezco mucho.

No sabe Jorge Luis Vázquez lo feliz que me hizo cuando regresé. Me recibió en la casa de la beneficiaria, en la casa de María, y me dijo que aquí en el municipio todos los recursos de los Fondos de Aportación de Infraestructura Social se iban a invertir en aquellas cosas que le servían a la gente para ir combatiendo los rasgos de la pobreza; que se iban a invertir en pisos, en techos, en muros firmes; que se iban a invertir en agua, en drenaje y en electrificación.

No son muchos los ejemplos cuando recorre uno el país de presidentes municipales que tengan absoluta claridad de para qué y cómo deben de utilizarse los recursos, de qué se ocupa para que la gente pueda resolver sus problemas y sus necesidades.

No sólo me dio la satisfacción de saludarlo y de reencontrarlo, nos conocemos también hace algunos años, sino que me dio la enorme satisfacción de encontrarme con un presidente municipal que tiene absolutamente claro qué tiene que hacer para que su comunidad mejore y para que las familias aquí prosperen.

Lo que hemos visto en Tlaxcala los últimos años es sorprendente. No solamente hemos visto a muy buenos fotógrafos, como Sergio, que desde el principio de la sesión ha venido dejando evidencia digital del trabajo que estamos haciendo, y al que le vamos a pedir que nos pase luego el video y las fotografías porque le van a salir mejores que las nuestras, sino que además hemos visto un Tlaxcala que redujo en dos años 30 por ciento de la pobreza extrema.

A ver, se dice fácil. Es 30 por ciento de las familias en Tlaxcala que estaban en pobreza extrema hace dos años y que hoy la han abandonado. Eso quiere decir que son más las familias de Tlaxcala que hacen realidad llegar a una casa digna, que hacen realidad tener servicios en su vivienda, que tienen más fortaleza en sus ingresos, que tienen mejor acceso a la salud.

Todos los indicadores en Tlaxcala mejoraron y mejoraron de manera importante y dramática. Eso es lo que sucede cuando se combina la emoción social con el trabajo técnico. Eso es lo que sucede cuando se combina el trabajo de mano de la gente, el compromiso de cambiar sus vidas, con un buen uso de los recursos y de los programas. Un trabajo honesto, un trabajo valiente y un trabajo que en Tlaxcala vamos a seguir haciendo para consolidar el legado de este gran gobernador en los meses que nos quedan para trabajar juntos y habremos de entregar en Tlaxcala resultados que van a ser espectaculares.

Muchas gracias por recibirnos en esta comunidad. Muchas gracias, gobernador, a la presidenta municipal, a la beneficiaria, a quien le vamos a mandar saludos a Jorge Meade que es el delegado de Morelos, que es mi buen amigo.

Tlaxcala, Tlaxcala, 8 de enero de 2016