Muy buenas tardes tengan todas y todos ustedes. Primero, igual que el gobernador, disculparnos por el retraso. Cuando estábamos por salir tuvimos una dificultad. Se nos planteó, incluso, que pudiéramos cancelar nuestra presentación.

Estaba aquí muy bien representado el gobierno federal, estaba la subsecretaria Vanessa Rubio, estaban representantes de la Conagua, representantes de Protección Civil, representantes del gobernador y había quien pensaba que, en consecuencia, podía no ser necesario que viniéramos.

Pero tanto el gobernador, como un servidor, sabiendo de antemano que nuestra tardanza se explicaba por razones técnicas y que ustedes habían venido de sus casas, preferimos acompañarlos para poderlos saludar.

Como dijo el gobernador, nos venimos manejando, iba manejando yo en la carretera. El gobernador estaba preocupado de que de verdad pudiera yo manejar, y de repente empezamos ahí medio a cascabelear y como que me quiso echar la culpa, pero ya al final se dio cuenta que lo que necesitaba era una manita de gato la carretera.

Y yo puedo dar fe que, antes incluso de que el presidente municipal se lo pidiera, el gobernador ya había instruido que esa carretera fuera rehabilitada para que pudiéramos tener una comunicación que no pasara por baches.

Y yo creo gobernador, que aquí en Yolomécatl se lo agradecen, se lo agradecen, se lo reconocen y están contentos de que llegamos tarde pero con una carretera que va a ser rehabilitada para que no tenga baches. Muchas gracias señor gobernador por esa sensibilidad.

Como dijo el gobernador, hoy nos tiene aquí en Yolomécatl un tema muy importante y muy diferente, por primera vez se da un despliegue de protección civil como el que se está dando hoy en el país.

Cada vez nos hemos vuelto mejores en México para entender los fenómenos del tiempo, para poder pronosticar cómo se va a mover el clima. Y nos dimos cuenta, se dieron cuenta en Conagua, de que este principio de año, de que estos meses iban a ser meses muy fríos y nos podían avisar exactamente en qué lugares era probable que el frío llegara y que nos obligara a buscar un mejor espacio de protección.

Se juntó la Conagua con este pronóstico, con la Unidad de Protección Civil del Gobierno y el presidente, junto con ellos decidió que valía la pena preveni, que ya habíamos sentido el frío a principios del año, que no era probable que el frío se acabara, que lo íbamos a seguir sintiendo y que, por lo tanto, valía la pena que nos anticipáramos, que estuviéramos presentes y que donde ya sabíamos que iba a caer el frío tuviéramos una buena protección, tuviéramos la protección de la despensa, tuviéramos la protección de los cobertores y eso es lo que aquí hoy nos tiene junto con ustedes.

Un gobierno que prevé, un presidente Peña Nieto que está preocupado por el bienestar de la región, de la región en la que hoy nos ocupamos, un presidente que le pidió a todos sus secretarios que fueran a donde iba a estar el frío para que pudieran hacer esta entrega, para que pudieran alertar de estas temporadas que podían lastimar la salud si no teníamos una buena protección.

Y hoy aquí estamos para entregar esas despensas y aquí estamos para entregar estos cobertores. Le preguntaba al gobernador cuando los entregábamos si de veras estaba haciendo frío y nos decían que el frío que se había sentido era suficiente para entumirse.

Por lo tanto, estos cobertores, estas despensas van a ser útiles, van a ser útiles para enfrentar lo que viene, van a ser útiles para que nos preservemos en la salud y para que nos preservemos calientitos.

Me quedé preocupado en lo que decía el gobernador porque el despliegue de la Secretaría, el trabajo que hacemos conjuntos, es un trabajo muy amplio.

Yo quería preguntar, igual que él, ¿quiénes aquí están en las familias de Prospera? ¿Cuántos acá son Prospera? Yo nada más vi que levantaba una la mano y dije: “Pues ¿cómo es posible?, si los Prospera siempre son entusiastas y participativos, siempre están acá muy pendientes y muy cuidados.”

Entonces, ¿cuántos son?

Ya aparecieron un poquito más, gobernador.

Acá para que Héctor Pablo se sienta contento. ¿Cuántos ha ido a una tienda de Liconsa?

¿Qué pasó, Héctor Pablo? ¿Y le dieron tamales hoy, que era Día de la Candelaria, o no?

¿Qué pasó, Héctor Pablo, con esos tamales y la leche de Liconsa?

¿Cuántos conocen la tienda de Diconsa? ¿Dónde está la tienda? Está aquí cerquita, ¿no? Y es de las que les va mejor, esa tienda de Diconsa.

Entonces estamos seguros de que muchos de ustedes también van a esas tiendas y es la suma de todas estas acciones las que nos ayudan, juntos, a combatir la pobreza en Oaxaca y a generar mejores oportunidades, pero nos ayuda sobre todo la muy buena coordinación con el gobierno del estado, el muy buen trabajo que hemos hecho con los presidentes municipales.

Nosotros medimos la pobreza en México cada dos años y revisamos cómo avanzan los municipios cada cinco, aquí los presidentes municipales tomaron la decisión, en estos 15 municipios que constituyen la región de la mixteca y de la cañada, de invertir sus recursos en mejores instalaciones de agua, en mejores instalaciones de drenaje, en mejores esfuerzos de electrificación y en la medición que se hizo que se levantó a finales del año pasado. Todos esos esfuerzos se ven reflejados en mejor calidad de vida.

Vamos a firmar un convenio el gobernador y yo en breve en donde nos vamos a obligar a seguir trabajando de la mano, a seguir trabajando con ese enfoque de coordinación en seguir sumando esfuerzos con los presidentes municipales, con las diferentes dependencias de gobierno para que vayamos consolidando un Oaxaca mejor, un Oaxaca con mejores expectativas de prosperidad, con un mejor entorno de inclusión.

Yo les agradezco mucho que hayan venido, que estén pendientes, que vengan aquí a atestiguar en la tierra, en el municipio de Los Corazones, que el presidente Peña Nieto los tiene a ustedes en el suyo, que está pendiente, que quiere que lo sientan cerca, que quiere que lo sientan comprometido con el futuro de Oaxaca.

Muchísimas gracias, muy buenos días, de nuevo una disculpa pero muchas gracias por haber estado atentos.


Santiago Yolomécatl, Oaxaca, 2 de febrero de 2016