El programa de comedores comunitarios de la Cruzada Nacional Contra el Hambre es una realidad en el estado de Guerrero, donde ya se instalaron 220 de los 500 que se establecieron como objetivo en las regiones de la costa chica y la montaña, afirmó la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, durante su visita a Ometepec.

Aquí, afirmó, funcionan ya 13 comedores, los cuales permitieron mitigar el impacto de los fenómenos meteorológicos “Ingrid” y “Manuel”, al tiempo que destacó que instalaciones como la de la localidad “El Capricho” fueron construidos por los habitantes de la propia comunidad y el comisario, “y ahora son parte de la estrategia de comedores comunitarios de la Cruzada Nacional Contra el Hambre”.

La funcionaria federal hizo un reconocimiento al trabajo de las mujeres, a quienes consideró como “el alma de los comedores comunitarios, ya que son las que dan de comer a los niños y toman en sus manos los establecimientos”.

“Nadie mejor que ellas para estar al frente y garantizar que los niños y niñas coman bien y nutritivamente; la reconstrucción de Guerrero sin las mujeres no es posible: somos el corazón, el alma y la mitad de todo este proceso que vamos a llevar a cabo.”


17.PNG