México, D. F., a 22 de agosto de 2013

Tras firmar un Convenio de Colaboración General con el Instituto Nacional de Lenguas Indígenas (Inali), la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, pactó una suma de esfuerzos encaminada a fortalecer la nación pluriétnica y multicultural que mandata la Constitución. 

Hemos de englobar impulsos para caminar con firmeza, acciones efectivas y sincera voluntad, viendo de frente a estos mexicanos, para la realización de proyectos, programas y trabajos conjuntos en áreas de interés común, con el propósito de mejorar las condiciones de los pueblos y comunidades indígenas, dijo la funcionaria federal.

Destacó que en la primera etapa de la Cruzada Nacional Contra el Hambre (CNCH), que llega a 400 municipios, 212 de ellos tienen una importante presencia indígena.

“Les comunicaremos en su propia lengua y a través de diversos medios, los objetivos y las acciones de la Cruzada, ya que el objetivo es beneficiar a un importante número de esta población para promover su participación y su involucramiento decidido en la estrategia presidencial”, estimó.

Robles Berlanga consideró importante que estas comunidades entiendan el gran esfuerzo del presidente Enrique Peña Nieto para lograr un diálogo que reconozca y respete sus culturas y sus lenguas “para que confluyan nuestros esfuerzos y nuestras manos para lograr una mayor igualdad y un mayor progreso de las comunidades indígenas”.

Las acciones del Inali, dijo la titular de la Sedesol al director del Inali, Javier López Sánchez, “encaminadas a la preservación y difusión de las lenguas indígenas y a la formación de traductores, son muy importantes para el desarrollo democrático y pluricultural de la nación”, lo que fortalece la identidad y dignidad de los pueblos originarios de México.

Reiteró que el Estado tiene una deuda histórica con los indígenas, “porque no podemos estar tranquilos con los altos índices de pobreza, marginación y analfabetismo que existen en sus comunidades”.

La secretaria Robles Berlanga pidió llegar a estar comunidades no sólo a través de sus carencias, sino también de su riqueza; es decir, por su lengua y su cultura, rescatando la gran diversidad cultural de México. 

“Tenemos mucho qué rescatar y mucho qué aprender; no se trata de ver a estas comunidades pobres como sujetos pasivos, sin derechos, sin capacidad productiva y que vivan de subsidios, cuando tienen un gran potencial y una gran capacidad para salir adelante”, expresó. 

Por su parte, el director del Inali destacó la gran diversidad cultural y lingüística de México, donde existen 364 variantes reconocidas como lenguas nacionales. “Estamos ubicados entre los tres países de América Latina y los 15 en el mundo con mayor diversidad lingüística”, añadió,

López Sánchez expresó que sólo siete millones de personas en México hablan una lengua indígena y, de ellos, un millón 463 mil 116 no saben leer ni escribir. De ellos, 944 mil 827 son mujeres.

“Esto habla de la huella que han dejado siglos de discriminación, exclusión y marginación que han padecido los pueblos indígenas y que sigue manifestándose, en particular contra mujeres, niños y jóvenes”, añadió.

Esto implica, dijo, un enorme desafío en la implementación de políticas públicas con pertinencia cultural y lingüística. “Estamos convencidos de que la mejor forma de superar estos desafíos es trabajar de manera coordinada con los tres órdenes de gobierno, con los pueblos indígenas, con las universidades, con investigadores y la sociedad en general, para hacer posible la responsabilidad institucional y social compartida”, afirmó.

“Construyamos entre todos un México en paz, un México incluyente, un México próspero y pleno de derechos y libertades”, concluyó.

La titular de la Sedesol dijo a los traductores del Inali que “nos van a ayudar muchísimo para que toda esta tarea de difusión, de comunicación, porque además estamos formando comités comunitarios, estamos haciendo asambleas, en donde la comunidad está definiendo sus prioridades; estamos recuperando esta tradición comunitaria de nuestro pueblo, que se había perdido en los últimos años por este enfoque individualista”.

“Para eso unimos hoy con ustedes esfuerzos humanos y corazones; ese corazón que hay que poner por delante en este reconocimiento de los derechos de los pueblos originarios, en este reconocimiento a la nación como pluricultural, en este reconocimiento a esta riqueza y como una manera de ir saldando esta deuda histórica, esta asignatura pendiente”, concluyó Robles Berlanga.