Al informar que se invertirá en el Programa de Jornaleros Agrícolas 315 millones de pesos, el secretario de Desarrollo Social, José Antonio Meade Kuribreña, propuso al sector agroindustrial trabajar juntos para formalizar la relación laboral de más de 1.5 millones de trabajadores agrícolas del país, a través de la seguridad social.

Durante una gira de trabajo en los municipios de Navolato y Culiacán, dijo que el reto del jornalero agrícola rebasa y trasciende la formalización de la relación laboral, e implica atenderlo con vivienda, educación y con salud en los campos de trabajo. “Y lo que estamos aquí viendo es lo que podemos hacer juntos”, aseguró.

Acompañado por el gobernador de la entidad, Mario López Valdez, resaltó que en esta etapa de cooperación con la agroindustria “vemos instalaciones de vivienda, guarderías y clínicas de salud que fueron pagadas, la mitad por los agroindustriales y la mitad por el gobierno, al amparo del Programa de Jornaleros Agrícolas”.

Ante beneficiarios de este programa, que tan sólo en Sinaloa atiende a más de 300 mil jornaleros que provienen de otros estados del país, el titular de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) pidió a la Alianza Hortofrutícola Internacional para el Fomento de la Responsabilidad Social (AHIFORES) su compromiso con estos indicadores para trabajar y asegurarse que los jornaleros no solamente tengan seguridad social.

“Ellos necesitan salud vigente en sus predios, que tengan buenas condiciones de vivienda y espacios de educación”, destacó el responsable del desarrollo social del país ante el presidente de esa Alianza, Mario Stteta Gándara, que recoge en su seno al 90 por ciento de los productores agroindustriales en México de hortalizas y de verduras.

En el campo de producción de ejote y maíz “La Esperanza”, ubicado en el municipio de Navolato, el secretario Meade Kuribreña señaló que el acuerdo con AHIFORES “nos obligará a trabajar de la mano para asegurar que las condiciones de los jornaleros agrícolas sean efectivamente incluyentes y dignas”.

Más tarde, en la capital del estado, el funcionario federal firmó en el Palacio de Gobierno, ante alcaldes sinaloenses y el gobernador Mario López Valdez, el Convenio por un Sinaloa sin Pobreza, mediante el cual se desplegarán los programas de atención social de la dependencia, en beneficio de los habitantes del estado.

Precisó que, con la suscripción de este convenio, el penúltimo a nivel nacional, se busca que “todos nos pongamos de acuerdo en trabajar para superar ciertos umbrales mínimos, que los esfuerzos de estado y federación vayan de la mano para que las niñas y los niños de entre tres y 15 años estén en la escuela, para que los adultos terminen primaria y secundaria en todos los estados y la federación”.

Anunció que este año se destinarán más de 3 mil 600 millones de pesos para los distintos programas sociales en el estado de Sinaloa, en favor de las familias que mayores necesidades tienen.



Culiacán, Sinaloa 31 de marzo de  2016