En México, las familias más pobres ya comen mejor y tienen más alimentos sobre sus mesas, en beneficio de las niñas y niños que son el futuro, informó la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, al presidente Enrique Peña Nieto, en el marco de la toma de protesta a los integrantes de los Comités Comunitarios de la Cruzada Nacional Contra el Hambre en el municipio de El Mezquital, donde además se entregaron apoyos a las familias.

Ante cientos de indígenas tepehuanes, mexicaneros, huicholes y coras, la titular de la Sedesol sostuvo que con una política social de nueva generación, basada en un enfoque de derechos, se promueve la participación y cohesión social en todo el país, así como la vigilancia y transparencia de los programas sociales, con el propósito de brindar mayor calidad de vida a las familias más vulnerables.

En este sentido, informó al Jefe del Ejecutivo que a 10 meses de su puesta en marcha, la Cruzada Nacional Contra el Hambre atiende a tres millones de personas, de los siete millones que tiene como población objetivo.

“Son tres millones de personas que ya comen mejor, ya tienen más alimentos en su mesa, ya están más felices, como las niñas y los niños de El Mezquital, uno de los lugares con mayor pobreza del país”, agregó la funcionaria federal.

Acompañada del gobernador Jorge Herrera Caldera, de la secretaria de Salud, Mercedes Juan, y de la directora general de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, Nuvia Mayorga Delgado, la responsable de la política social detalló que como parte de las acciones de la Cruzada se amplió la cobertura del programa Oportunidades para llegar a 381 mil nuevas familias, en más de 30 mil nuevas localidades que, por su dispersión y lejanía, habían sido excluidas, cuando ahí habitan las familias más pobres del país.

 La secretaria Robles Berlanga informó también que, como parte de las acciones institucionales, se entregó la tarjeta SINHambre, con la cual  250 mil familias pueden adquirir 13 productos básicos en las tiendas Diconsa, productos que han sido avalados por expertos en nutrición. De estas familias, mil 787 son de El Mezquital, quienes ya cuentan con estos 638 pesos mensuales que les garantizan el acceso a una alimentación nutritiva.

Aseguró que hoy con las tiendas de Diconsa y Liconsa, se llega tanto a zonas rurales como urbanas, donde se concentra el mayor número de familias en condición de pobreza.

Garantizar una alimentación nutritiva y suficiente es prioridad, dijo la funcionaria federal. Por eso en todo México se han instalado 583 comedores comunitarios, para que las familias puedan tener dos alimentos diarios; además, se promueve la corresponsabilidad ciudadana mediante el cuidado de los huertos de traspatio para el autoconsumo y pequeños excedentes para comercializar.

La titular de la Sedesol indicó que con el Seguro de Vida para Jefas de Familia se ha logrado a empadronar a nivel nacional a 1.7 millones de jefas de familia que son el único sostén de su casa, por lo que si llegan a faltar sus hijos estarán protegidos hasta la educación superior. En este rubro, en Durango se ha alcanzado una cobertura del 100 por ciento.

Con el Programa de Pensión para Adultos Mayores  +65, este año se han incorporado dos millones de derechohabientes -60 por ciento más que el padrón levantado en ocho años-, con lo cual se garantiza  su derecho a la seguridad social. De este total, 990 mil 445 se encuentran en los municipios de la Cruzada Nacional Contra el Hambre, con lo cual se alcanza una cobertura del 100 por ciento.

Robles Berlanga señaló que para garantizar el rumbo y transparencia de la Cruzada en las comunidades más pobres, se han formado más de 45 mil comités comunitarios en toda la República, de  los cuales hay mil 355 en Durango  y 355 en El Mezquital.

Finalmente, dijo al presidente “que la diferencia de la política social de nueva generación no sólo estriba en lo que estamos haciendo, sino en cómo lo estamos haciendo, promoviendo la participación social, fomentando la cohesión social, garantizando la vigilancia y la contraloría de quienes son derechohabientes de estos programas”.