Tras señalar que en la lucha contra el hambre y la pobreza no hay colores y que la única bandera es la de México, la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, dio a conocer que a diez meses de trabajo hay resultados concretos, como el que la Cruzada Nacional Contra el Hambre haya llegado ya a dos millones de personas que no tenían acceso a la alimentación, que se haya aumentado en 60 por ciento el padrón de beneficiarios del Programa Pensión Para Adultos Mayores, para llegar a cinco millones, y que el Seguro de Vida para Jefas de Familia ya haya inscrito a 1.5 mujeres. 

Acompañada por el gobernador Jorge Herrera Caldera y por los alcaldes de Durango, Esteban Villegas, y de El Mezquital, Ismael Hernández Heras, la titular de la Sedesol refirió que “este primer año de gobierno del presidente Enrique Peña Nieto ha sido de retos, de apuestas valientes, de poner en la agenda nacional la necesidad de reformas que verdaderamente cambien y transformen a México”.

Mencionó que durante muchas décadas la pobreza en México no ha cambiado y casi la mitad de los mexicanos vive en condición de pobreza y de desigualdad, porque nuestro país no ha crecido lo suficiente, y si no hay riqueza, no hay manera de combatir la pobreza. 

Por eso el presidente puso en marcha la reforma educativa, porque la educación es la principal herramienta para que los mexicanos tengan un futuro; la reforma financiera, para que el crédito sea más barato; la reforma en telecomunicaciones y propuso una reforma hacendaria con un profundo sentido social.

Destacó que el presidente Peña Nieto se negó a ponerle IVA a los alimentos y a las medicinas, porque hubiera golpeado la economía familiar y hubiera habido más pobreza y desigualdad en el país.
Asimismo, se puso en marcha la Cruzada Nacional Contra el Hambre, que no se trata de repartir despensas, sino de fomentar todo un esfuerzo para que la gente tenga derecho a la alimentación, a la vivienda, a la salud, a los servicios, para vivir con dignidad.

“Una Cruzada Nacional Contra el Hambre que tiene sus comedores comunitarios que tiene sus huertos familiares y que nos permite construir la política social desde abajo, con la gente, con la comunidad, que en sus asambleas define las prioridades, con lo que se convierten en la mejor garantía de que esta política social va a funcionar y va a dar resultados” agregó.

Acto seguido mencionó que ya hay resultados: “hace diez meses que pusimos en marcha la Cruzada, la población objetivo fue de siete millones de mexicanos que padecen pobreza extrema alimentaria y hoy, en tan sólo diez meses, ya llegamos a más de dos millones de mexicanos que no tenían acceso a la alimentación”.

Pero también se está cambiando el entorno. Comunidades rurales como las de El Mezquital, a donde no llegaba la leche Liconsa, hoy llega por primera vez la leche Liconsa subsidiada, en beneficio de las familias rurales y marginadas; y a comunidades urbanas, como Durango o Gómez Palacio, donde atendemos a zonas, colonias y franjas semiurbanas donde hay pobreza y hambre.

La funcionaria federal especificó que la Cruzada Nacional Contra el Hambre tiene como objetivo derrotar un gran mito, una mentira: que la gente que vive en pobreza sólo puede vivir del subsidio. No, la gente puede ser pobre, pero tiene mucha dignidad; no quieren que les den, sino que se les apoye para trabajar, para sacar adelante a sus familias.

También mencionó los otros dos grandes programas que puso en marcha el presidente Peña Nieto: “el programa 65 y Más, que amplió la pensión universal de 70 años a 65 y que hoy ya es ley, aprobada por el Congreso de la Unión.

Explicó que “en ocho años, el programa 70 y Más afilió a tres millones de personas; en diez meses, llevamos dos millones de afiliados más, el 60 por ciento más de lo que se hizo en ocho años, en un programa que va a ser universal, porque sin importar su condición social, todo adulto mayor de 65 años tendrá derecho a esta pensión. Es lo justo, no estamos regalando nada”. 

Y el Seguro de Vida para Jefas de Familia. Una de las más grandes preocupaciones de las mujeres madres de familia es saber qué pasaría si llegamos a faltar, qué pasaría con nuestros hijos.

Este seguro, en sólo diez meses, ya tiene a 1.5 millones de mujeres inscritas y hoy hemos sido testigos de cómo funciona este seguro. “Nadie puede reparar la pérdida de una madre que muere, pero si podemos, por lo menos, garantizar que sus hijos tengan un presente y un futuro. Gracias a este seguro, Cristian, como otros niños, van a ser el día de mañana hombres y mujeres de bien porque desde pequeñitos hasta que terminen la universidad van a tener su apoyo mensual gracias al Programa de Seguro de Vida para Jefas de Familia”.

En el evento, se entregó a Cristian Emmanuel Chávez Portillo, de diez años, el primer cheque del seguro, el cual recibió, acompañado de su abuela Isabel Portillo, de manos de Rosario Robles Berlanga.

Para finalizar, la secretaria de Estado dijo que es momento de estar unidos como mexicanos. “En esta lucha contra el hambre y la pobreza no hay colores; la única camiseta, la única bandera que portamos es la de nuestra Patria. 

Posteriormente, Robles Berlanga y los funcionarios estatales y municipales visitaron huertos familiares y comunitarios en la Colonia Constitución, de la capital del estado, donde a la fecha existen ya 200 de los 300 que se plantearon como objetivo, y en los cuales se sembró acelga, zanahoria, papa y chile, bajo la supervisión de los vecinos, liderados por Diana Gutiérrez, una estudiante de la Universidad Juárez de Durango, que de esta forma cumple con su servicio social.

Antes de dirigirse a la reunión de la Comisión Intersecretarial de la Cruzada Nacional Contra el Hambre, la titular de la Sedesol visitó el comedor comunitario instalado también en la Colonia Constitución, donde supervisó la elaboración y servicio de los alimentos.

081113 RRB DURANGO 01jpg

081113 RRB DURANGO 02jpg

081113 RRB DURANGO 03jpg
  Descarga esta información en formato PDF