México, D. F., a 3 de septiembre de 2013
La secretaria de Desarrollo Social (Sedesol) instruyó a su personal en los estados de Baja California Sur y Sonora a mantenerse alerta para apoyar de manera oportuna a la población que pudiera resultar afectada por las lluvias que ocasiona la depresión tropical “Kiko”, con presencia en el occidente de la Península de Baja California y el Mar de Cortés.

En ambas entidades se ordenó a los responsables de los programas sociales de la Sedesol a mantener disponible a su personal y unidades móviles para, en caso de ser necesario, actuar de manera coordinada con las autoridades de Protección Civil.

“Kiko” ocasiona lluvias fuertes en el golfo de California y continúa desplazándose hacia el norte, a una velocidad promedio, como una depresión tropical.

Mientras tanto, la delegación de la Sedesol en Baja California Sur trabaja en el municipio de Loreto, donde la tormenta tropical “Ivo” afectó comunidades de la sierra, la costa y las colonias Zaragoza, Miramar y Centro, por lo que comenzó a distribuir 2 mil 500 despensas Diconsa, que contienen aceite, arroz, harina de maíz, harina de trigo, atún, galletas, frijol, azúcar y puré de tomate.

La delegada María Luisa Araceli Domínguez Ramírez, informó que el Comité de Validación de la Sedesol autorizó también la entrega de mil 500 colchonetas individuales, mil kits de limpieza, 4 mil 500 kits aseo personal y 500 cobijas, tanto en zonas urbanas y rurales.

Igualmente, Domínguez Ramírez explicó que con el programa de Empleo Temporal Inmediato (PETI) se avanza en la implementación de mil 600 empleos, a jornal doble, para limpiar calles y casas.

Este fin de semana, la funcionaria federal encabezó el trabajo de campo en el municipio de Los Cabos, donde la tormenta tropical “Juliette” afectó las colonias populares El Caribe, Caribe Cabo Fierro, Las Palmas, Tierra y Libertad y Valle del Cabo, en la subdelegación de Cabo San Lucas.

Finalmente, detalló que con recursos del Programa para el Desarrollo de Zonas Prioritarias (PDZP) se repararán dos mil techos que resultaron dañados por las lluvias y los fuertes vientos.