Núm. 112 Puebla de los Ángeles, Pue., a 20 de abril de 2015

La secretaria de Desarrollo Social inauguró el Foro Internacional de Mejores Prácticas de Desarrollo Social, en el cual se revisarán los instrumentos de medición de la pobreza con el objetivo de consolidarlos y fortalecerlos como elementos fundamentales de las políticas públicas encaminadas a superar los rezagos sociales y la promoción del desarrollo.

Ante académicos y expertos en política social, la titular de la Sedesol destacó que con la aprobación de la Ley General de Desarrollo Social y con el reciente otorgamiento de autonomía al Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), México ha consolidado el edificio institucional que recaba la información para instrumentar la política de desarrollo social, pero aún deben perfeccionarse las herramientas.

México tiene grandes logros en medición de la pobreza a través del Coneval, en los cuales se ha privilegiado un enfoque multidimensional sólido y con sustento técnico, mismo que debe fortalecerse para conocer el verdadero impacto de las políticas públicas en los millones de pobres que existen en el país, agregó.

"A seis años de haberse iniciado en México la medición multidimensional de la pobreza, es pertinente consolidarla y fortalecerla, pues ha demostrado su utilidad para estudiar el fenómeno de la pobreza y de la desigualdad", señaló la secretaria de Desarrollo Social.

Explicó que se ha trabajado mucho para convertir este enfoque múltiple en política pública, pero es necesario medir mejor la dimensión económica de las familias y su bienestar social, a través del acceso a la alimentación, a la salud, a la vivienda, a la educación y a la seguridad social.

La responsable de la política social en el país se pronunció por revisar la política pública para tener información que permita construir mejores indicadores, con especial atención en la cohesión social y en los impactos del trabajo coordinado entre los tres niveles de gobierno.

Destacó la inversión y el esfuerzo realizados para devolver a la participación social el lugar que le corresponde en el desarrollo, esfuerzo en el que se han involucrado miles de personas a través de Comités Comunitarios para diagnosticar las necesidades locales y potenciar sus capacidades productivas.

Manifestó la posibilidad de perfeccionar, con la colaboración y capacidad técnica del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), los instrumentos que generan información base para la medición de la pobreza y hasta para pensar en una nueva herramienta.

Explicó que el Módulo de Condiciones Socioeconómicas de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH) ha representado un paso importante para superar la visión de la pobreza como una situación que deriva únicamente del ingreso, y ahora debe trabajarse en afinar los instrumentos para obtener información que se ajuste a la concepción multidimensional de la pobreza.

La ENIGH tiene que mejorarse como instrumento de captación de información, con la finalidad de armonizar y articular la acción de los gobiernos para abatir la pobreza con una visión de Estado.

La titular de la Sedesol dijo que a partir de este ejercicio se tendrán mejores herramientas de coordinación con los gobiernos estatales y municipales para abatir la pobreza, "porque sin la colaboración de los tres órdenes de gobierno y sin una misma lógica de medición y evaluación, no se podrá avanzar en el combate a la pobreza".

Se ha trabajado mucho con los gobiernos estatales para alinear las acciones con los indicadores del Coneval para medir la pobreza, por lo cual se quieren perfeccionar para tener mejores resultados.

Propuso analizar la creación de herramientas como la encuesta panel, que permitan observar un hogar en pobreza a través de una línea de tiempo y analizar si las políticas públicas logran sacar a sus integrantes del ciclo intergeneracional de la pobreza.

Sólo con información pertinente y comparable se podrán hacer buenas políticas públicas y los organismos evaluadores podrán determinar su pertinencia o la necesidad de corregirlas, agregó.

"Tras las estadísticas hay personas con necesidades concretas; no debe perderse de vista que el trabajo público impacta de inmediato la vida de 53 millones de personas en pobreza; por eso se quiere diagnosticar mejor, planear con bases más sólidas y ser evaluados con mayor rigor y exactitud", concluyó.

EL RETO ES HACER A LA GENTE AUTOSUFICIENTE

En su intervención, el gobernador de Puebla destacó que la suma de esfuerzos de los diferentes órdenes de gobierno permite entregar mejores resultados a los ciudadanos. “El reto es cómo llevar servicios a las comunidades marginadas a costos más bajos; lograr que la gente sea autosuficiente; que pueda salir adelante mediante microcréditos, a través de proyectos productivos”.

Parte de ese reto es la medición de los indicadores de pobreza, que nos permitan conocer lo que se hace a nivel internacional, para reflejar de manera objetiva el esfuerzo realizado en educación, vivienda y atención a los programas sociales, particularmente aquellos que generan riqueza.

Participan en el Foro Internacional de Mejores Prácticas en Desarrollo Social, el gerente del Banco Interamericano de Desarrollo, Héctor Salazar; el secretario ejecutivo del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval); el subsecretario de Prospectiva, Planeación y Desarrollo Regional de la Sedesol; la coordinadora nacional de Prospera, Programa de Inclusión Social; el presidente del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) y el secretario de Desarrollo Social del gobierno de Puebla.

11215 2jpg

11215 3jpg