La secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, expresó que “la superación de la pobreza va más allá de la justicia social, porque impacta lo económico, la competitividad, el mercado interno, y genera un círculo virtuoso que se traduce en desarrollo y bienestar para todos”, durante la firma del convenio de colaboración con Nestlé México para impartir más de 200 mil horas de educación en nutrición y cursos de autoempleo.

En el marco de las alianzas público-privadas que se llevan a cabo dentro de la Cruzada Nacional Contra el Hambre, la titular de la Sedesol dijo que en un México con elevados niveles de pobreza y desigualdad, no basta ya el esfuerzo exclusivo del gobierno, por lo que es necesaria mayor inversión por parte de las empresas y de la sociedad civil.

Al firmar el convenio de colaboración con el presidente ejecutivo de Nestlé México, Marcelo Melchior, la titular de la Sedesol señaló que “cuando las empresas ejercen su responsabilidad social, su ciudadanía corporativa, hay beneficios tangibles para el país”.

Robles Berlanga explicó que una de las prioridades en la Cruzada es la atención a niñas y niños, para forjar un futuro promisorio a las nuevas generaciones, porque nos preocupa la desnutrición durante la gestación y los primeros tres años de vida, que aumenta el riesgo de morbilidad y mortalidad.

En este sentido, dijo, la iniciativa del presidente Enrique Peña Nieto, a través de la Cruzada Nacional Contra el Hambre, busca no solamente llevar alimentos a quienes más lo necesitan, sino transformar el entorno en que viven estas familias.

Marcelo Melchior expuso que a través del convenio suscrito, Nestlé México impartirá más de 200 mil horas de educación en nutrición y cursos de autoempleo en los municipios con mayor carencia del país, y a través del programa “Mi dulce negocio” brindará capacitación empresarial y culinaria a más de 15 mil mujeres emprendedoras para que abran su propia empresa.

Asimismo, en conjunto con la Asociación Mexicana de Bancos de Alimentos, entregará los materiales e insumos necesarios para que miles de mujeres se conviertan en microempresarias, en una actividad que iniciará a partir del mes próximo en delegaciones del Distrito Federal y municipios del Estado de México.

El convenio incluye además acciones concretas para trabajar conjuntamente con pequeños productores de café y leche, ya que se construirá un complejo que funcionará como centro de capacitación, vivero y banco de semillas para la comunidad cafetalera de San Luis Acatlán, Guerrero, y se instrumentará un programa integral de capacitación para los microganaderos lecheros en Álamo Temapache, Veracruz.

La titular de la Sedesol reiteró que la Cruzada busca cambiar el entorno de los mexicanos en pobreza extrema y carencia alimentaria, dotándolos de un piso social básico, con vivienda digna, salud, educación, infraestructura; fortalecimiento de las redes de abasto, impulso de proyectos emprendedores para que la gente cuente con ingresos y autoempleo, así como el restablecimiento de la producción de alimentos en zonas rurales.

Sostuvo que la Cruzada “es parte de la política social de nueva generación del Gobierno de la República, que busca construir un México incluyente, que también beneficiará a las empresas establecidas al propiciar la expansión del mercado”.

Por eso, explicó la secretaria de Estado, la superación de la pobreza es un tema que va más allá de la justicia social, porque impacta en lo económico, en la competitividad, en el tamaño del mercado interno, y con ello genera un círculo virtuoso que se traduce en desarrollo y bienestar para todos.

En la firma del acuerdo participó también Enrique Jacob Rocha, presidente del Instituto Nacional del Emprendedor, quien dio a conocer la convocatoria de reactivación económica, orientada a apoyar a los emprendedores, micro, pequeñas y medianas empresas ubicadas en los municipios considerados en la Cruzada Nacional Contra el Hambre, para apoyar proyectos productivos integrales, que incidan en el bienestar económico de las personas en pobreza extrema y carencia alimentaria.

Lo que se pretende es crear sinergias para reactivar las economías locales y de esa forma combatir la pobreza y dar mayores posibilidades a los mexicanos que viven en esas comunidades, concluyó Jacob Rocha.

Descarga esta información en formato PDF