San Andrés Azumiatla, Pue., a 30 de agosto de 2013
Ningún gobernante podrá descansar tranquilamente mientras haya niños sin acceso a una alimentación que les garantice un futuro de prosperidad e inclusión, dijo la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, durante su gira de trabajo por Puebla.

“Las mujeres que somos madres nos quitamos el bocado para dárselo a nuestros hijos y eso no es justo”, agregó; “se trata de que coman nuestros hijos, pero también de que comamos nosotras”, expresó la funcionaria federal.

La titular de la Sedesol anunció en esta comunidad que los 71 desayunadores escolares manejados por el DIF en los 14 municipios del estado que forman parte de la Cruzada Nacional Contra el Hambre (CNCH) serán transformados en comedores comunitarios, en beneficio de toda la población.

“Esto es con la finalidad de que los niños, niñas, mujeres embarazadas y personas de la tercera edad tengan acceso a una alimentación suficiente y nutritiva”, dijo la funcionaria federal al recorrer las instalaciones del Centro Integral de Servicios de Azumiatla, Puebla.

Ahí consideró inadmisible que en un país en el que hay más de 7 millones de personas con hambre, se desperdicien diariamente toneladas de alimento que, lejos de ser aprovechadas, se van directamente a la basura.

Por tal motivo, durante el evento efectuado en el Centro Integrador de Servicios de la comunidad San Andrés Azumiatla, Robles Berlanga entregó un cheque al Banco de Alimentos y exhortó a sus integrantes a asumir una nueva actitud para el uso de estos recursos.

La secretaria de Desarrollo Social federal insistió en mantener la concepción del hambre como un problema social y no como uno de carácter político e ideológico.

“Hay que sumar voluntades, sociedad civil y bancos de alimentos, para erradicar el hambre. Juntos, trabajando coordinadamente con el gobierno, podremos combatir este flagelo”, añadió.

La secretaria destacó que el próximo primero de septiembre, el presidente Enrique Peña Nieto anunciará otros programas que forman parte de sus compromisos con la sociedad mexicana, como el Programa Pensión para Adultos Mayores, que tiene 1.6 millones de nuevos beneficiarios, quienes recibirán un apoyo que les servirá para alimentación y compra de medicamentos”.

Destacó también el Seguro de Vida para Jefas de Familia, del que ya se entregaron los primeros apoyos por parte del Presidente a una abuela chiapaneca, cuya hija murió en el parto de su sexto hijo. “Este seguro permitirá que esos niños tengan un apoyo económico hasta que culminen sus estudios universitarios”, mencionó.