El desperdicio de alimentos es un desafió para toda la sociedad mexicana, porque potencia la pobreza y la vulnerabilidad de los mexicanos que menos tienen, afirmó la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, al inaugurar el XI Encuentro Nacional de Bancos de Alimentos.

En el evento, en el que estuvieron presentes el gobernador José Calzada Rovirosa y el presidente del Consejo Nacional de la Asociación Mexicana de Bancos de Alimentos, Enrique Gómez Junco, la titular de la Sedesol consideró inaceptable el desperdicio de 18.3 millones de toneladas de alimentos, que representan el 12.7 por ciento de la producción agrícola total en México.

Ante esto, se pronunció por concretar una alianza efectiva y transparente con la AMBA -que agrupa a 66 bancos en toda la República y atiende a casi 1.2 millones de mexicanos-, en el marco de la Cruzada Nacional Contra el Hambre, que encabeza el presidente Enrique Peña Nieto.

Enfatizó que “la Cruzada es un cambio estructural en materia de combate a la pobreza, y queremos que los bancos de alimentos sean partícipes del mismo, con su experiencia, con sus activos, pero sobre todo con su indudable compromiso en la construcción de un México sin hambre”.

Ante un auditorio integrado por filántropos, emprendedores sociales, empresarios, legisladores y autoridades eclesiásticas, la titular de la Sedesol aseguró que la participación de los ciudadanos organizados, con su visión de cambio, energía transformadora y proyectos innovadores, es fundamental para llevar a la Cruzada a buen puerto.

Señaló que “en el México plural y complejo de hoy no basta con la sola intervención del gobierno para enfrentar con éxito nuestros grandes dilemas de la pobreza y desigualdad, por lo que se requiere de la participación decidida de la sociedad civil”.

La secretaria Robles Berlanga destacó la intervención oportuna de los bancos de alimentos, quienes han acompañado a la Cruzada desde su surgimiento, en una visión compartida con el Gobierno federal sobre la pobreza extrema y la carencia alimentaria que enfrentan millones de mexicanos.

Robles Berlanga señaló que la actividad de los bancos de alimentos conecta de forma directa con el objetivo de la Cruzada de “reducir las pérdidas poscosecha y de alimentos durante su almacenamiento, transporte, distribución y comercialización, por lo que debe mejorarse la logística entre dependencias gubernamentales y organizaciones civiles que intervienen en la cadena alimentaria”.

En la inauguración del XI Encuentro Nacional de Bancos de Alimentos estuvieron presentes el presidente municipal de Querétaro, Roberto Loyola Vera; el vicepresidente del Consejo Nacional de la AMBA, Federico González Celaya; el presidente del Banco de Alimentos de Querétaro, Jaime Septién, así como el obispo de la Diócesis de Querétaro, Faustino Armendáriz Jiménez. 

Descarga esta información en formato PDF