México, D. F., a 8 de mayo de 2013

Palabras de la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, durante la firma del Acuerdo Integral para el Desarrollo Social Incluyente - Cruzada Nacional Contra el Hambre, con el gobierno de Sonora.

Buenos días, señor gobernador Guillermo Padrés.
Nos da muchísimo gusto tenerlo el día de hoy aquí, en la Secretaría de Desarrollo Social.
Bienvenidos también, señor secretario Luis Plascencia; Mi tocayo delegado allá en Sonora. Lourdes, muchas gracias.
Yo creo que, como usted lo ha señalado, la firma de este acuerdo, que ya es el número 25, una gran cantidad de acuerdos suscritos con los gobiernos de los estados, expresa este deseo, esta voluntad de coordinación y de trabajo conjunto.
Nosotros tenemos una instrucción muy clara del presidente Enrique Peña Nieto, de que tenemos que trabajar de la mano con los gobernadores.
Nada al margen de los gobiernos estatales; nada de que de repente llegó la secretaria de Desarrollo Social y anda en el estado sin haberle informado al gobernador y sin estar participando conjuntamente con el gobernador en las actividades que se desarrollen porque, en primer lugar, los gobiernos estatales y los gobiernos municipales representan una soberanía que nosotros respetamos muchísimo, porque es el voto popular y es un mandato.
En segundo lugar, porque hay una visión federalista que reconoce precisamente que hay esta autonomía y que tenemos que trabajar de la mano si queremos multiplicar los esfuerzos, ya que son causas que nos hermanan, son causas que nos unen, porque tienen que ver con la gente, con su condición de vida, con transformar su vida cotidiana y con que podamos mejorar las condiciones en que viven miles o cientos de miles de sonorenses.
Entonces, quiero que sepa que cuenta con nosotros para trabajar coordinadamente, de la mano. Es la instrucción que tienen también nuestros delegados, con el objetivo de que podamos avanzar en las metas que nos hemos propuesto.
Por un lado, en la Cruzada Contra el Hambre, que de manera inicial, porque lo hemos insistido mucho, inicialmente abarca 400 municipios y en el caso de Sonora dos, que combina el aspecto rural con el aspecto urbano, porque usted sabe que en las zonas urbanas, en las ciudades, hay fenómenos de miseria y de hambre que también tenemos que combatir, porque ahí se nos están generando violencia, desintegraciones y fracturas del tejido social que necesitamos atajar.
Y también, obviamente, la pobreza de carácter rural, que requiere la intervención del Gobierno y la Cruzada para atender, inicialmente, Etchojoa y a una parte del municipio de Hermosillo, porque no estamos hablando de todo Hermosillo. Luego nos dicen que cómo las ciudades… No, no estamos hablando de todas las ciudades; estamos hablando de ese porcentaje que está registrado como de alta y muy alta marginación y que tenemos que equilibrar de alguna manera.
Entonces, la Cruzada Contra el Hambre, yo espero que muy pronto, ahí en Sonora, podamos tener una reunión de trabajo con las delegaciones federales que participan en la Cruzada, conjuntamente con usted y su gabinete, para que establezcamos cuáles son las acciones que ahí, en esos dos municipios, son convenientes, en el marco, en el modelo general de la Cruzada, para ver aquí cómo aterrizamos y podemos hacer ese trabajo y empezar a trabajar ya en los municipios, como es la instrucción del presidente Enrique Peña.
Y segundo, el Ramo 20. Obviamente, la Cruzada va a una parte del país, pero no agota toda la política social del Gobierno. Están los otros programas. Están programas tan importantes como el de 65 y Más, el de Seguro para Jefas de Familia, el Programa para Zonas Prioritarias, el 3x1; el de Empleo Temporal, que comentábamos hace un momento, en el caso de las regiones pesqueras, ahorita pudiera ser un instrumento muy importante; está el de Jornaleros Agrícolas, en fin, que son programas para toda la entidad, no sólo para la Cruzada Contra el Hambre o los municipios que están en la Cruzada Contra el Hambre, y que también aspiramos a trabajar de manera conjunta y coordinada con usted.
Así que le reitero que aquí tiene a un grupo de amigos, de gente con la que usted sabe que podrá contar para trabajar; que nuestro único ánimo y nuestro único deseo es que allí abajo la gente vea que estamos unidos, trabajando por mejorar su propia condición de vida, porque para eso a nosotros aquí nos pusieron ¡y, pues, a usted también! Así es que estamos para eso y le reitero la bienvenida y el deseo de muy pronto estar allá con usted, en Sonora, visitándolo.
Muchas gracias.