Miércoles, 13 de febrero de 2013

Versión estenográfica de la entrevista que concedió la Secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, para el programa “Ángulo Crítico” del Canal 22 .

CONDUCTOR: HUEMANZIN RODRÍGUEZ
GENERO: ENTREVISTA
PROGRAMA: PROGRAMA ESPECIAL
CANAL 22 CADENA: TELEVISION METROPOLITANA
APARICIÓN: 21:04:18
DURACIÓN: 00:53:44
FRECUENCIA: 22 UHF

Rosario Robles: Hambre en México 

Huemanzin Rodríguez (HR), conductor:
En México, 52 millones de personas viven en la pobreza; de estos 52 millones, según el Coneval, el Consejo Nacional de Evaluación para la Política de Desarrollo Social, 11.7 viven en pobreza extrema. Esta cifra equivale a la población total de países como Suecia, 11.7 millones de mexicanos que no saben si van a comer cada día. González Hernández Licona, quien es secretario ejecutivo del Coneval, afirma que los precios de los alimentos se han incrementado entre un 2 o 3 por ciento en relación a enero del año pasado, pero alimentos como el frijol, tan solo el frijol, ha tenido un incremento del 22 por ciento y el huevo, de casi 20 por ciento. El pasado lunes 21 de enero en el municipio de Las Margaritas en el estado de Chiapas, mismo lugar que en 1994 el EZLN ocupó como base de operaciones, el Gobierno Federal anunció el inicio de la Cruzada Nacional Contra el Hambre, un programa que busca impactar a 7.4 millones de mexicanos que viven en pobreza extrema en 400 municipios de los dos mil 200 que integran a este país. Estamos en "Angulo crítico". En esta ocasión vamos a conversar con la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga; también tendremos las voces de académicos, y especialistas con ellos vamos a conversar a propósito de la Cruzada Nacional Contra el Hambre. ¿Se puede acabar con el hambre de un país en seis años? Secretaria Robles, ¿se puede abatir la pobreza en un sexenio?
Rosario Robles (RR), secretaria Desarrollo Social: Yo creo que abatir la pobreza en un sexenio es muy difícil y nadie está proponiendo eso ni nos hemos comprometido a eso.
HR: ¿Y el hambre?
RR: Lo que sí podemos es abatir esta desnutrición; lo que sí podemos hacer es lograr que estos mexicanos puedan comer tres veces al día; lo que sí podemos es avanzar en incrementar la producción de alimentos de nuestro país; lo que sí podemos hacer es disminuir el desperdicio, porque de acuerdo a la Asociación Mexicana de Bancos de Alimentos todos los días se desperdician toneladas de alimentos con lo que podríamos alimentar a poblaciones enteras. Entonces, si disminuimos ese desperdicio y lo canalizamos hacia las poblaciones que requieren este alimento, vamos a estar trabajando. Entonces, son objetivos que en un sexenio tenemos que conseguir.
HR: ¿De qué manera está definida el hambre, en esta Cruzada Nacional Contra el Hambre, y de qué forma también se acerca o se aleja de los criterios universales, ya sea por la ONU, por la FAO, por la UNESCO?
RR: Bueno, lo que hemos definido, tomando en cuenta criterios muy técnicos, muy objetivos, tanto del INEGI como del Coneval, del Consejo Nacional de Evaluación para la Política de Desarrollo Social, es aquellas personas que no comen tres veces al día, que sería lo elemental, a lo que tenemos derecho todos los mexicanos y las mexicanas, que no comen en cantidad y en calidad suficiente, porque no solamente estamos hablando de la alimentación, estamos hablando de la nutrición, que también es muy importante. Entonces, esta carencia alimentaria, esta incapacidad de ejercer plenamente este derecho a la alimentación es como nosotros lo establecemos como hambre. Y yo he tratado de utilizar este término en un sentido más amplio, ¿no?, hambre no solamente de comida, hambre de vivir en condiciones de dignidad; hambre de un alimento espiritual, que tiene que ve con la cultura y con la identidad; hambre porque son mexicanos y mexicanas que no pueden ejercer los derechos sociales y los derechos humanos que consagra nuestra Constitución.
HR: Secretaria Robles, ¿cómo fue la selección para 400 municipios? Porque, por ejemplo, el Foro Permanente de las Organizaciones Sociales y Campesinas ha dicho que es una forma unilateral en la que han decidido estos 400 municipios.
RR: No es unilateral porque es una competencia de la Secretaría de Desarrollo Social, evidentemente, y del Gobierno de la República, de focalizar. Nosotros lo hicimos con base en un criterio muy objetivo. Cruzamos, primero, la población en extrema pobreza, con la población que tiene carencia alimentaria. Ese cruce nos da un universo de 7.4 millones de mexicanos y de mexicanas, que son los que menos tienen, los más pobres entre los pobres del país. No son todos los pobres de México, México tiene muchos más personas en condiciones de pobreza que estos 7.4 millones, no, pero son los más pobres, los que menos tienen, los que están en una condición de mayor vulnerabilidad y desventaja. Luego dijimos, ¿dónde están? Para poder llegar a ellos. Y entonces tomamos como dos vertientes que alimentaron nuestra asignación de 400 municipios que, debo insistir muchísimo en esto, es inicial, es una primera etapa. Estamos hablando de una cruzada de seis años, y estos 400 municipios son con los que arrancamos en el 2013. No son todos los municipios a los que vamos a ir, son con los que empezamos. ¿Cómo los seleccionamos? Los municipios con un mayor porcentaje de poblaciones, de personas en pobreza extrema. Entonces, ubicamos municipios que tienen un 70, 80,90 por ciento de la población del municipio en pobreza extrema y carencia alimentaria. Estos municipios son básicamente rurales, municipios que la condición de sus localidades es de dispersión, de aislamiento, de poco asentamiento, digamos, desde el punto de vista del volumen de la población.
HR: Aunque hay otros como Aguascalientes o como Los Cabos, estamos hablando de centros urbanos.
RR: Este es otro, este es otro criterio. Este fue el primer criterio, fue: los que tienen un mayor porcentaje de población en pobreza extrema y carencia alimentaria. Entonces, entran Oaxaca, Guerrero, Chiapas, municipios rurales. La otra vertiente fue: municipios que concentra un mayor volumen de población en pobreza extrema y carencia alimentaria. A la mejor solamente es el 5 por ciento del municipio, nada más que son cien mil personas. Lo equivalente a 10, 15,20 municipios de Oaxaca, de Guerrero y de Chiapas, concentrados en una población que está ahí, es el caso de Ecatepec. Ecatepec está en este criterio de los 400 municipios. Estamos hablando no del 80 por ciento del municipio, sino sólo del 5 por ciento, pero ese 5 por ciento son cien mil mexicanos. Son más, muchos más que varios municipios de los que seleccionamos en Oaxaca, en Guerrero o en Chiapas. Entonces, pobreza urbana y pobreza rural. ¿Por qué es muy importante la pobreza urbana? Porque ha sido olvidada, y son esas mismas personas que viven en los pueblos y en las comunidades que se vienen a las ciudades y que son olvidadas, que son invisibles, y que nosotros hoy, por primera vez, le estamos dando visibilidad, porque esa pobreza es la que más lacera, es la que más genera desigualdad, es la que genera violencia social, encono y resentimiento, la tienes que atajar. Entonces si nos vamos a los municipios chiquitos, rurales, pero también nos vamos a los municipios urbanos, grandes, no en la dimensión de todo el municipio, sino en la parte donde hay una alta marginación en ese municipio, donde tenemos un volumen muy alto de población que ahí esta, en esta condición de pobreza extrema y carencia alimentaria.
HR: El gobernador del estado de Guerrero, Angel Aguirre, ha solicitado que se considere el Puerto de Acapulco, que además en diciembre se anunció que estaba en banca rota.
RR: Está Acapulco en los 400 municipios, pero no todo Acapulco. Cuando hablamos del Acapulco que está en la Cruzada contra el Hambre, estamos hablando del Acapulco marginado, del Acapulco pobre, no el Acapulco turístico y la zona costera y de los grandes hoteles o los campos de golf o las zonas residenciales de Acapulco, estamos hablando de estos lugares en donde la mayoría de la población está en condiciones de irregularidad, en asentamientos, en donde no hay condiciones de vivienda digna o de acceso a servicios o una alimentación adecuada, porque, aunque nos parezca increíble, en las ciudades hay hambre. Y entonces el criterio fue este: vamos a combinar los dos, la pobreza rural y la pobreza urbana, que, además, es una de las recomendaciones de Coneval al gobierno. Coneval nos ha dicho "tienen que tomar las dos pobrezas como elementos a atacar por parte de la Cruzada contra el Hambre". Insert de Gonzalo Hernández, secretario Ejecutivo del Coneval: "Cualquier política pública, incluyendo la Cruzada contra el Hambre, tendrá que diferenciar las dos zonas porque no va a ser lógico que hubiera los mismos tipos de programas en una zona que en la otra".
HH: ¿Cómo van a ser los recursos para esta Cruzada? Porque no hay un presupuesto etiquetado específicamente para esta cruzada, dado que hay bastantes programas de diferentes secretarías que tienen el enfoque de combatir la pobreza. ¿Cómo es organizar todo esto?
RR: Coordinar. Lo que venía prevaleciendo en materia de política social era esta falta de coordinación, esta dispersión, esta duplicidad, programas similares en una secretaria, en la otra, en la otra, que llegaban cada una por su lado, que duplicaban beneficiaros, que a otros los excluían; tenemos familias con ocho programas, tenemos familias sin ningún programa, ambas familias en condiciones de pobreza. Entonces, lo que ahora vamos a hacer es coordinar. Hemos identificado alrededor de 70 programas de la administración pública federal que entran dentro de la Cruzada Contra el Hambre y que la intención es que lleguemos simultáneamente al territorio, que el territorio se convierta en el eje articulador y que con tiros de precisión estemos llegando con estos programas.
HR: En términos de las organizaciones no gubernamentales, ¿cómo es coordinar a las ONG?
RR: Las estamos convocando a participar, es otra de las grandes características de esta Cruzada Nacional contra el Hambre a que se involucren. Hay muchas organizaciones, por ejemplo, en el Indesol, que es el área que lleva todos estos convenios y estos acuerdos de la Secretaria de Desarrollo Social, se tienen registradas 20 mil organizaciones de diversos niveles, de diversos compromisos, de diverso desarrollo, regional, local, nacional, y de las cuales más de seis mil están en trabajo comunitario, en programas alimentarios; con todas esas tenemos que trabajar potenciando, uniendo su esfuerzo con el del Gobierno, sumando esas capacidades. Hay mucha experiencia y mucho trabajo en campo y tenemos que retomar de experiencias exitosas para replicarlas como política pública. Tenemos que darnos la mano. Hemos definido estos 400 municipios. Las estamos llamando para que digan "en este municipios yo puedo trabajar conjuntamente contigo", y estamos haciendo un menú de opciones de participación, no sólo para las organizaciones de la sociedad civil, las fundaciones, sino también para ciudadanos en lo individual. Nosotros queremos que los jóvenes se inscriban en esta Cruzada y participen de manera mayoritaria, que estén, que hagan suya la Cruzada, que participen en las brigadas de alfabetización, en las jornadas de trabajo comunitario, que rompan esta lógica de "yo no me hago cargo de los demás" y no hay esta solidaridad, sino que, al contrario, se vuelquen para que podamos volver rearticular la pasión de los jóvenes con la realidad de nuestro país.
HR:¿Cuál va a ser el diseño de estas brigadas?
RR: Vamos a trabajar a través de diversas secretarías, por ejemplo, en el caso de alfabetización lo vamos a hacer con la Secretaria de Educación Pública para que, estableciendo nosotros la apertura, la convocatoria en el mes de la Cruzada, que va a ser en abril, se inscriben los jóvenes y los canalizamos a través de la SEP a sus propias regiones, es decir, en los municipios prioritarios cercanos adonde ellos vivan. Y, segundo, estamos haciendo un menú que va desde la aportación en especie, hasta la donación de tiempo. Yo puedo donar un kilo de frijol, pero también puedo donar tres horas de trabajo en una comunidad. Entonces, depende de los programas específicos esa comunidad, pero es desde construir las casas con la gente, es desde participar en cocinas comunitarias, es desde involucrar la capacidad que tenga algún joven, ya sea que es ingeniero o tiene algún oficio que sirva para lo que estamos haciendo en la Cruzada, es decir, depende de los programas específicos en el municipio y de lo que quiera aportar ese joven o esa joven.
HR: La ONU ha acuñado el término de "inseguridad alimenticia", que tiene que ver con la calidad de esta alimentación, pero ahora que está hablando de estas brigadas, comer bien también forma parte de estar bien educado, ¿no?
RR: Absolutamente, porque el problema de tenemos, paradójicamente, en el país es que, en regiones de mucha pobreza, la alimentación de la gente, el ingreso que tienen, ya sea de la venta de sus productos o de Oportunidades o de otro tipo de programas, de transferencias monetarias, ese ingreso no se invierte en la alimentación más adecuada. Entonces, tenemos un consumo de calorías que está por encima de lo que debe haber, una alimentación no nutritiva y, entonces, tenemos que educar para la nutrición; tenemos no sólo que dar la opción de que la gente encuentre alimentos nutritivos en su comunidad, y para eso vamos a fortalecer mucho toda nuestra red de distribución de Diconsa, sino necesitamos que la gente también se eduque, y sobre todo los niños y las niñas se eduquen para saber qué es lo que ellos deben de comer para estar bien en el futuro, para estar mejor. Entonces, es parte del trabajo que se va a realizar.
HR: ¿Hay algún modelo o estrategia que haya inspirado, que sirva como parte fundamental en desarrollo de esta Cruzada Nacional para combatir el Hambre?
RR: Lo que nos inspiró en primerísimo lugar fue uno de los compromisos que estableció el presidente Enrique Peña Nieto durante su campaña presidencial y evidentemente había que construir un programa coherente con este compromiso. Segundo, obviamente, estudiamos experiencias internacionales. Recientemente, la ONU lanzó su programa Hambre Cero, que es muy importante y que es como un lineamiento que se le da a los países del mundo para combatir el problema del hambre. Y obviamente también estudiamos experiencias exitosas, como la Brasil, de Hambre Cero, que evidentemente ha tenido resultados positivos, pero lo más importante es que hubo un compromiso del presidente Peña que el 1° de diciembre él dijo, dentro de su discurso de toma de posesión, que tenía que prepararse una cruzada contra el hambre. Y que estamos cumpliendo en ese sentido, porque lo que ha querido hacer el Presidente es darle visibilidad a este fenómeno, decir "oigan, mexicanos, aquí, en nuestro país, hay hambre; no pensemos nada más en África, pensemos en nuestro país, porque hay mexicanos y mexicanas, hay niños y niñas que tienen desnutrición, hay hombres y mujeres que se acuestan sin haber comido tres veces al día, por lo menos; hay mujeres que se quitan el bocado para dárselo a sus hijos y se quedan sin comer, y este es un problema que hay en México, no podemos esconderlo y lo tenemos que enfrentar. Insert de Agustín Escobar, consejero del Coneval: "Si hubiera una recomendación que hacer es mejorar la coordinación. La Cruzada va a coordinar decenas de programas, algunos de los cuales son nuevos, entonces, todavía no sabemos cómo van a operar, y en esa coordinación va a estar el punto de quiebre de que funcione o no funcione". Insert de Gonzalo Hernández Licona: "No podemos dejar a un lado el gran empuje de la política económica, que es mejorar el ingreso de todos. No podemos avanzar ni en la pobreza ni en las experiencias de hambre concretas si solamente tenemos políticas sociales; tenemos que tener las dos cosas". Insert de Gonzalo Hernández Licona: "Municipios rurales, como son estos, relativamente pequeños, son los rostros típicos de la pobreza en México: pisos de tierra, niños que no tienen siempre facilidad de ir a la escuela, las casas en mal estado".
HR: Hay partes en el país en donde no se produce alimento porque no hay fuerza de trabajo, es decir, hay lugares en donde solamente viven mujeres con sus hijos, o también tenemos el problema que el suelo está bastante empobrecido. ¿De qué manera lograr esta Cruzada contra el Hambre pensando en estos puntos de distribución, pero también pensando que somos un país que no tenemos una independencia alimenticia?
RR: Es otro de los grandes problemas de México: algún día decidimos que había que dejar de producir nuestros alimentos y hemos perdido una gran capacidad productiva y con los años se ha ido deteriorando y dependemos desde el punto de vista de la semilla, del fertilizante, del alimento del exterior cuando nuestro país era autosuficiente en este sentido. Tenemos que voltear otra vez a ver a quiénes producían esos alimentos, esos pequeños productores, esos campesinos que con tres gotitas de agua son capaces de producir, y nos sorprendería la capacidad productiva de las mujeres. Las mujeres tienen una gran capacidad de organización y de producción y hay muchos lugares en donde a lo mejor ya no hay una vocación productiva agrícola, pero tenemos que garantizar otro tipo de proyectos productivos para que la gente genere su ingreso y acceda al alimento. Y también el traspatio, la producción de otra naturaleza, el huerto familiar, el huerto comunitario, que permita a la gente proveerse de alimentos. Tenemos que ir con esquemas muy diferenciados, nosotros estamos pensando incluso en cocinas comunitarias, en donde se organiza a la comunidad, se organizan las mujeres, se le provee de los insumos a la cocina y esos niños comen todos los días. O estamos pensando en las escuelas de tiempo completo, que comprometió el presidente Peña Nieto en la campaña presidencial, que se hablaron de 40 mil escuelas durante el sexenio y que la idea es llevarlas también de manera prioritaria a estos lugares, porque así ya no solamente garantizamos el desayuno, sino también la comida de estos niños. En fin, hay múltiples estrategias con las que vamos a trabajar.
HR: ¿Hay algún tipo de apoyo que tenga que ver únicamente mujeres solteras? Porque hay una realidad en México, que muchas, muchas familias, son de madres e hijos.
RR: Pues yo veo en la Cruzada contra el Hambre a las mujeres como las grandes aliadas; las principales, las más preocupadas porque los hijos coman son las mujeres, y muchas de estas mujeres son madres solteras. Tenemos programas específicos. Se acaba de lanzar muy recientemente el seguro para jefas de familia, pero en estos casos son una prioridad, y si esa mujer además está embarazada será una prioridad doble. Es decir, sí hay estrategias particulares para mujeres que están embarazadas, para niños de recién nacidos a 2 años, porque es una etapa muy importante, y todo eso lo vamos hacer conjuntamente con la Secretaría de Salud.
HR: Estamos hablando que son diferentes programas para abatir el hambre y hay que coordinarlos. ¿Cómo asegurar que llegarán a los puntos de manera bien distribuida o que también haya personas que se queden o reciban partida doble, por ejemplo?
RR: Pues, sí, ha pasado y que pasa. Yo creo que aquí la gran vacuna se llama participación social, participación comunitaria. Nosotros tenemos la idea de ir a organizar en estos 400 municipios a la gente, construir comités comunitarios; se realiza la asamblea, se nombra el comité y el comité es el encargado de vigilar. Qué mejor que la gente. Para qué queremos un auditor, que venga la gente a vigilarlos, que sea la gente la organizada diciendo "aquí no nos está llegando". Entonces, yo creo que va a ser el contrapeso necesario para que esto funcione y la gente organizada, la gente consciente de sus derechos, la gente construyendo ciudadanía va ser el mejor mecanismo para que realmente esto funcione.
HR: Durante los siguientes meses, 14 estados de la República van a tener un proceso electoral de elecciones locales, concretamente son 213 municipio de los 400 en donde va actuar este programa. Eufrosina Cruz, que está al frente de la Comisión de Asuntos Indígenas, ha dado a conocer que tiene la preocupación de que esto no sea un programa que influya en las decisiones políticas. ¿Cómo lograr esto?
RR: Incluso ella declaró que como miembro del PAN que es ella, es diputada del PAN, va a estar muy pendiente de la Cruzada Contra el Hambre, y yo le digo que es absolutamente bienvenida, que aquí vamos a trabajar con mucha transparencia y que tienen acceso a toda la información, ¿por qué?, porque no hay la menor intención de que esto tenga un tinte partidario y que favorezca el proceso electoral. Una parte muy importante de los municipios están dentro de los estados que va haber elecciones; otra parte no están para nada en estos estados donde va haber elecciones. El criterio tuvo que ver con esta medición de pobreza extrema y carencia alimentaria. ¿Cómo le vamos hacer? Vuelvo a lo mismo: con la participación organizada de la sociedad, con la gente participando. Vamos a tener un consejo de la Cruzada contra el Hambre, donde va a estar la sociedad civil, vamos a tener un comité de expertos, el Coneval nos va a estar evaluando, vamos a tener los comités comunitarios. Le hemos dicho a los partidos, yo en la reunión que tuve con los senadores, y también me voy a reunir con la Comisión de Desarrollo Social de la Cámara de Diputados, aquí estamos, cosa que no hizo el gobierno anterior, porque los diputados, algunos, nos han exigido, y tienen todo el derecho, yo haría lo mismo, nada más que su gobierno no hizo lo mismo, no abrió, no puso la cartas sobre la mesa, no permitió que la gente participara.
HR: ¿Se refiere a transparencia en ese programa?
RR: Transparencia y aquí estamos abiertos a que venga y nos vigile el que quiera. A mí me encanta más que Eufrosina Cruz es una mujer a la que yo admiro profundamente por su trayectoria, por su lucha, por su valentía, pues nos esté vigilando, me encanta la idea, y como ella que haya miles de Eufrosinas Cruz a lo largo y ancho del país que vigilen que este programa se utilice con criterios muy claros. Es más, tenemos la instrucción... el mes de la Cruzada va ser en abril precisamente porque después el Presidente no puede estar promoviendo ni campañas ni informaciones, precisamente acatando las leyes electorales. Entonces, en eso hay mucha claridad, y aparte de aquí a julio ni se preocupen, apenas vamos estar empezando a trabajar.
HR: Habla de 400 municipios en esta primera etapa.
RR: Iniciales.
HR: ¿Cuando será la segunda etapa y a cuántos municipios más llegara esta Cruzada?
RR: El año que viene, o sea estos son los 400 - 2013 y la idea es llegar hasta cumplir a esta población de 7.4 millones de habitantes.
HR: Hace unos días se ha reunido con Héctor Velasco, quien está al frente de Diconsa. ¿Cómo cuál va a ser el papel estratégico de Diconsa en esta Cruzada?
RR: Fundamental, pues es la red de abasto más importante que hay en este país, Diconsa tiene más de 25 mil puntos de venta que llegan a muchas partes alejadas de nuestro país. Y tenemos que llegar a través de Diconsa a ofrecer la mejor alimentación posible, de que a través de Diconsa vinculemos productores locales, con consumidores locales, que sea no sólo una muy buena alimentación, muy buenos productos, sino a precios accesibles para la gente. Es decir, estamos planteando recuperar el sentido social y popular de Diconsa, ampliar su red, estamos pensando que en este año en los 400 municipios, además de las tiendas que ya existen, vamos a sumar 2 mil más que vamos a abrir para poder fortalecer todo este sistema.
HR: Sí, porque cada vez que viene una temporada invernal, alguna crisis derivada por alguna tormenta, algún huracán, descubrimos que hay lugares donde no llega la alimentación.
RR: Donde no llega nada del Gobierno, estamos hablando de miles de comunidades que no llega, no existe el Gobierno, no hay un solo programa, tenemos que llegar a esas comunidades. Yo he dicho si llega el refresco de cola y si llegan las papas fritas, tiene que llegar el Gobierno, hasta el último rincón de la patria, aunque sea que llegamos a través de ellos.
HR: ¿Pero cómo resolver eso?
 Bueno, a través de fortalecer los sistemas de abasto, los sistemas de distribución, de comercialización, la propia infraestructura gubernamental, lo que pasa es que durante años se fue desmantelando toda esta infraestructura. Ahora estamos hablando de un proyecto que tiene un alcance de seis años inicialmente, yo esto lo veo de muy largo plazo, esto no es de la noche a la mañana, reconstruir todos estos sistemas pues nos va a llevar tiempo, pero ya está la orientación que nos tenemos que encaminar hacía allá.
HR: ¿Cuáles son estos problemas estructurales que tenemos en México?, que tendrían prioridad para atenderse, resolverse, para que esta cruzada tenga sus tiempos y sus compromisos en forma.
RR: Obviamente que hay inercias que tenemos que romper, que tenemos que establecer este nivel de coordinación, no solo con los secretarios, sino con gobiernos estatales con municipios, para que vayamos todos conjuntamente. Coneval habla de que a nivel estatal y municipal hay más de 2 mil 300 programas dispersos, tenemos que coordinarnos y llegar al mismo tiempo, impactar en la condición de vida en la gente, simplemente lograr esta coordinación pues ya es un reto gigantesco, un trabajo que va a llevar un buen tiempo, entonces no es algo que podamos decir de la noche a la mañana, ya estamos con la Cruzada. La Cruzada involucra este proceso de coordinación, entonces poco a poco, pero ya este año en los 400 municipios vamos con acciones concretas y vamos a dar resultados. Nosotros queremos y de acuerdo al decreto que firmó el presidente, cada seis meses tenemos que informar de esta Cruzada al país y cada año queremos estar sujeto a una evaluación en estos 400 municipios para determinar si realmente estamos cumpliendo o no objetivos. Parte de los objetivos planteados por la Cruzada, uno de ellos es disminuir la desnutrición infantil aguda y aumentar los indicadores de peso y talla de los niños, entonces ahí no nos vamos a poder hacer guajes, vamos a ir a estos 400 municipios a medir peso y talla y a lo largo del tiempo tendremos que seguir midiendo peso y talla de estos niños y checar si realmente estamos impactando favorablemente.
HR: ¿Estos informes serán periódicos cada?
RR: Seis meses.
HR: Seis meses y ¿después cada dos años?
RR: Cada seis meses.
HR: Por ejemplo, dentro de un año, ¿cuáles serían los objetivos que desean alcanzar con este problema?
RR: Pues empezar a modificar el rostro de estos 40 municipios, tenemos cinco objetivos que es disminuir la desnutrición, que es aumentar la producción, que es lograr que la gente se alimente tres veces al día, esos son los objetivos, empezar a cumplir estos objetivos. Pero insisto, nuestro plazo no es de un año, es de seis años.
HR: Pero por ejemplo, para tener un primer impacto, para saber cómo está funcionando o no este programa.
RR: Yo insisto, con que nada más nos coordinemos, eso ya, a diferencia de lo que hoy tenemos, es una absoluta dispersión y duplicidad de programas y falta de coordinación, el que ya en un año podamos decir, estamos coordinados las dependencias y los programas y estamos impactando, va a ser un gran avance.
HR: En Brasil fueron tres años cuando tuvieron este primer impacto, fue un programa que tuvo una respuesta bastante rápida como fue planteado.
RR: Pues relativamente, no... Brasil tuvo que ir corrigiendo en el camino, ahora porque ya conocemos los resultados, porque después de ocho años del presidente Lula y del programa Hambre Cero, pues hubo resultados importantes, pero no solamente fue producto de la estrategia Hambre Cero, fue producto de un desarrollo económico, de un crecimiento económico, Brasil estuvo creciendo a tasas muy importantes, se generó empleos, impactó regionalmente con los programas de infraestructura, es decir, no pensemos que la Cruzada contra el Hambre va a resolver el problema de la pobreza de este país. El presidente Peña en ese sentido ha sido muy claro, tenemos que crecer y tenemos que ser más productivos, tenemos que generar empleos y tenemos que distribuir mejor la riqueza, ésos van a ser nuestros principales mecanismos y nuestros principales instrumentos. Todos y todos estos procesos, si sobre todo venimos de un país que no está creciendo a las tasas que quisiéramos que creciera, que dejó a un lado la productividad, etcétera, pues no son procesos que se den de la noche a la mañana.
HR: El Presidente también tiene un objetivo en este sentido de desarrollar trabajo en esto lugares para que no sea solamente un programa asistencialista.
RR: Así es, es la otra parte muy importante que se está hablando de esta vinculación productiva, de esta inclusión productiva de que la gente genere su propio ingreso, que podamos a través de microcréditos, de proyectos productivos, de la producción agroalimentaria, de emprendedurismo, de cooperativas, del empleo temporal, que la gente esté organizada y esté produciendo, no solamente recibiendo.
Porque hemos llegado a un agotamiento de ese modelo en donde yo te doy un recurso que al final de cuentas no resuelve el problema de la pobreza; contiene, puede ser un elemento importante para que la gente no sea todavía más pobre, pero no resuelve. La única manera de resolver es que esa gente desarrolle su capacidad productiva y desarrollar la capacidad productiva además genera autonomía y genera dignidad, eso es lo más importante, no hay mayor autonomía que no depender del Gobierno, no haya mayor dignidad que producir yo mi propio ingreso.
HR: Muchas gracias.