México, D. F., a 29 de julio de 2013

Versión estenográfica de la entrevista que concedió a Joaquín López Dóriga, la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga.

Joaquín López-Dóriga (JLD), conductor: Le aprecio a Rosario Robles que me haya aceptado esta llamada. Rosario ¿cómo estás? Buenas tardes.
Rosario Robles (RR), secretaria de Desarrollo Social: Buenas tardes Joaquín, pues aquí con esta medición tan importante de Coneval.
JLD: Sí, yo he insistido una y otra vez en que los gobiernos de México a lo largo de los años, de los sexenios, uno tras otro han invertido no sé cuántos miles y miles y miles y miles de millones de pesos para combatir la pobreza provocando lo contrario; que haya más pobres Rosario.
RR: Bueno, es precisamente la reflexión que hicimos el día de hoy y por eso la reacción frente a esta medición de Coneval que -debo reconocer- es excelente. El trabajo que se ha realizado no fue de la Secretaría de Desarrollo Social como se acostumbraba, como si fuera tema de una dependencia, sino conjuntamente con la Secretaría de Hacienda para demostrar mucha claridad de que este gobierno entiende que la mejor manera de combatir la pobreza es con crecimiento económico, es con empleo y con un mejor ingreso para los mexicanos, porque lo otro es esta tendencia que es de 20 años... Joaquín, fíjate tengo aquí en mis manos la gráfica que podemos comparar por pobreza del patrimonio, que en el 92 era del 53.1 y en el 2012 es el del 52.1 por ciento. En el 92 la pobreza de capacidades era del 29.7 y ahora es de 28.2, y la pobreza alimentaria era de 21.4 por ciento y ahora es de 19.7. Entonces con sus altas y sus bajas, porque en el 94 o 95 obviamente sube la pobreza de manera muy significativa, luego baja y en 2008 vuelve a subir por las crisis, pero al final de cuentas la tendencia es que ese porcentaje de la población en los últimos 20 años no ha logrado romper su condición estructural de pobreza.
JLD: Exacto, eso es a lo que iba yo, décimas más, décimas menos son inaceptables esos niveles de pobreza; es inaceptable este número de pobres y sobre todo, insisto, cuando vemos los miles y miles, que repito no debe haber un registro de totales, Rosario, que se han invertido en combatir la pobreza, lo que quiere decir que algo está mal. Algo se está haciendo mal Rosario o algo se ha hecho mal.
RR: Lo que tenemos que hacer bien es algo: crecer a tasas superiores a las que hemos crecido para poder modificar esta situación estructural. Los programas de transferencias gubernamentales de subsidios han sido importantes para contener esta pobreza, pero no para modificar esta condición. Una de las primeras reflexiones que hacíamos hoy en la mañana es que estos subsidios los tenemos que vincular a una capacidad productiva, a que la gente tenga un vínculo productivo que les permita que el ingreso no sólo provenga del subsidio sino también de su propio trabajo, y esto sólo lo vamos a poder hacer si crecemos más. Es decir, que las tasas a las que estamos creciendo son insuficientes y no podemos cambiar esta condición.
De ahí lo que señaló el secretario de Hacienda: tenemos las grandes reformas que se están planteando, a las que ya están -como la financiera- ahora en el Congreso; la que se hizo en materia educativa, que también influirá en este sentido; la energética y fiscal, y por supuesto el rediseño de los programas sociales para darles una salida productiva para acabar con el mito de que las personas que viven en condiciones de pobreza sólo pueden vivir de subsidios y no de su capacidad productiva, Joaquín. Yo creo que ese es el gran viraje.
JLD: Vamos, pero aquí hay una cosa que es elemental: si no hay crecimiento no hay empleo. Nadie ha encontrado la fórmula mágica -porque no existe-de que haya empleo sin crecimiento.
RR: Así es.
JLD: Y como no se está creciendo lo que se tenía que crecer, no se están creando los empleos que se tienen que crear, vemos los niveles de pobreza como están.
RR: Exactamente y yo creo que eso nos obliga a una reflexión como país, yo creo que no se trata... lo importante del informe del Coneval hoy no es juzgar a un equis o ye o zeta programa o gobierno; es una reflexión como país, porque es una tendencia histórica. Qué decisiones tenemos que tomar que no pueden estar sujetas a ningún interés que no sea el que 53.3 millones de mexicanos tengan posibilidad de ser parte del proyecto de país, que puedan ejercer sus derechos y que tengan acceso a una inclusión económica, una inclusión productiva, y a una inclusión social. Yo creo que ese es el gran tema y entonces no es que hacemos “equis” o hacemos “ye”, es; tenemos que crecer porque la única manera de combatir la pobreza es generando más riqueza y distribuyéndola adecuadamente Joaquín. (lopezdoriga 103.3 FM OL)
ooOoo