Los gobiernos de la República y de Baja California Sur acordaron este viernes sumar esfuerzos y estrechar la coordinación a fin de reducir los índices de pobreza en esa entidad.

En un evento realizado en la cancha deportiva Manuel Gómez Jiménez de la capital sudcaliforniana, el secretario de Desarrollo Social, José Antonio Meade Kuribreña, y el gobernador de la entidad, Carlos Mendoza Davis, suscribieron el Acuerdo por una Baja California sin Pobreza, convenio con el cual autoridades estatales y el Gobierno de la República realizarán acciones concretas para reducir los niveles de pobreza en el estado.

El secretario Meade destacó que en Baja California Sur se han registrado importantes avances en materia de desarrollo social. En 2014, según datos de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), ocupó el segundo lugar a nivel nacional en materia de creación de empleos, el tercero en ingresos y el cuarto en seguridad.

No obstante, sostuvo Meade, existen aún retos por atender. Recordó que más de 226 mil personas se encuentran en situación de pobreza, por lo que el gobierno del estado y las autoridades federales habrán de redoblar esfuerzos a través de un trabajo coordinado para mejorar las condición es de vida de esa población vulnerable.

El acuerdo suscrito entre el secretario Meade y el gobernador Mendoza implica una serie de acciones concretas que tienen como finalidad empoderar a los ciudadanos y dotarlos de mejores herramientas para contribuir a su desarrollo.

Para ello, el titular de la Sedesol anunció que este año Baja California Sur recibirá al menos 600 millones de pesos a través de los diversos programas federales de carácter social.

A través de dichas acciones se fomentará la asistencia a preescolar para los menores de entre tres y cinco años de edad y se impulsará un programa de certificación de primaria y secundaria.

Asimismo, se atenderá a la población que no cuenta con Seguro Popular mediante programas de afiliación e inscripción, así como para quienes no tengan aún acceso a otros sistemas de seguridad social.

Mejorar los servicios básicos de vivienda y promover una alimentación sana, variada y suficiente serán tareas compartidas entre el Gobierno de la República y el estado de Baja California Sur.

Como parte de los esfuerzos para transitar de políticas sociales asistencialistas a una que promueva la inclusión progresiva a la vida productiva, los gobiernos federal y estatal promoverán programas de inclusión mediante proyectos que permitan a los pequeños empresarios y productores locales generar mayores recursos a través de sus actividades.

Por su parte, el gobernador Carlos Mendoza Davis resaltó que “nos unimos de manera comprometida y solidaria al llamado del gobierno federal para movilizar todos los recursos a nuestro alcance, ya sean públicos o privados, municipales o estatales, para abatir la pobreza y acelerar el desarrollo social”.

“Baja California Sur sabrá rendir buenas cuentas de este esfuerzo de cooperación que hoy firmamos por una Baja California Sur sin Pobreza, pondremos nuestro grano de arena para contribuir al desarrollo de nuestro estado”, comentó.

Posterior a la firma del acuerdo entre el Gobierno de la República y el gobierno de Baja California Sur, el secretario Meade y el gobernador Mendoza Davis realizaron un recorrido por el comedor comunitario ubicado en El Centenario, en el municipio de La Paz.

Ahí, convivieron con los beneficiarios que a diario tienen acceso a una alimentación sana, variada y suficiente y revisaron las acciones que en ese estado se llevan a cabo en el marco de la Cruzada Nacional Contra el Hambre, en donde se atiende a más de 46 mil personas.

Recordaron que en la entidad se han instalado 38 comedores comunitarios y que al menos 12 mil familias cuentan con la tarjeta Sin Hambre. Asimismo, sostuvieron que Liconsa atiende diariamente a 28 mil personas y que la red de abasto de Diconsa cuenta con 202 tiendas en los cinco municipios del estado.

La Paz Baja California Sur, 26 de febrero de 2016