Diconsa es una empresa de vanguardia que recuperó su rostro y carácter social como alternativa de abasto en las comunidades más remotas del país, donde ha contribuido de manera importante a mejorar la alimentación y nutrición de quienes menos tienen, afirmó la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, al presidir la 108 Sesión Ordinaria del Consejo de Administración de la paraestatal.

Acompañada del director general de Diconsa, Héctor Eduardo Velasco Monroy y de los integrantes del Consejo de Administración, la titular de la Sedesol destacó que con 26 mil tiendas en todo el país, esta empresa funciona en una lógica incluyente y con gran sensibilidad social.

La funcionaria federal destacó que gracias a las modificaciones en las reglas de operación del Programa de Abasto Rural, la puesta en marcha del Esquema de Apoyo Alimentario SINHambre, a través de una tarjeta de débito, es una realidad que beneficia a más de 250 mil familias.

“El equipo de Diconsa, encabezado por Héctor Velasco, ha logrado en un año algunos de los objetivos de la Cruzada Nacional Contra el Hambre, como mejorar la alimentación y nutrición, particularmente de aquellos que menos tienen y se encuentran en pobreza extrema y carencia alimentaria”, aseguró.

A través de la tarjeta SINHambre, continuó, Diconsa llega llega a 250 mil derechohabientes que pueden adquirir 13 productos de la canasta básica, como maíz, atún, aceite, arroz, frijol, harina de maíz, harina de trigo, leche en polvo, sardina, avena, chocolate en polvo, chiles enlatados y café soluble, todos avalados por el Instituto Nacional de Nutrición “Salvador Zubirán”.

Robles Berlanga destacó la importante aportación de Diconsa en la infraestructura y abasto de productos no perecederos en los comedores comunitarios instalados en Guerrero y en todo el país, lo que permite avanzar en la superación del hambre.

Otra faceta de Diconsa, dijo, es su campaña de orientación y nutrición, llamada semáforo nutricional, que califica los productos de acuerdo a su calidad nutritiva, acción que se enmarca en el programa recientemente puesto en marcha por el presidente Enrique Peña Nieto para prevenir la obesidad y la diabetes, enfocado a la prevención, principalmente.

Asimismo, destacó la labor de regulación del mercado que realiza Diconsa, como sucedió en el caso del abasto de huevo, donde la intervención de la sectorizada de la Sedesol hizo posible una oferta a precios accesibles en todo el país.

En su informe de labores ante el Consejo Directivo, el director general de Diconsa, Héctor Velasco Monroy, explicó que con 23 mil 854 tiendas ubicadas en 14 mil 288 localidades, la empresa social superó todas sus metas trazadas para el presente año.

Puntualizó que hasta el tercer trimestre, las ventas de 340 mil 500 toneladas de maíz representaron mil 534 millones de pesos, además de que una parte importante del grano se adquirió a productores sociales de los estados de México, Chiapas, Chihuahua, Nayarit y Guerrero, con lo que se incentivó la economía regional; igualmente, se compraron 19 mil toneladas de frijol a productores de Durango, Chihuahua, Nayarit y Colima.

Velasco Monroy informó que en el marco de la Cruzada Nacional Contra el Hambre funcionan 8 mil 70 tiendas Diconsa para atender a los 400 municipios, en tanto que mil 889 localidades rurales dispersas son atendidas a través de unidades móviles.

A la sesión del Consejo de Administración de Diconsa asistieron Ramón Verduzco González, dirigente de la Liga de Comunidades Agrarias de Coahuila; Max Agustín Correa Hernández, secretario general de la Central Campesina Cardenista, y Enrique Garcini Elizondo, comisario público de la Secretaría de la Función Pública, entre otros. 

 Descarga esta información en formato PDF