Mexico D,F. a 21 de febrero del 2013

Intervencion de la Secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, en el dialogo permanente con las Organizaciones de la Sociedad Civil en el marco de la Cruzada Nacional Contra el Hambre, realizado en el Instituto Nacional de Desarrollo Social (INDESOL).

Muy buenos días a todos, a todas, muchísimas gracias por las intervenciones, por la información que se nos ha proporcionado por las diversas organizaciones, sus experiencias exitosas.
Muchas gracias. Me gustaría, de vez en vez, poder estar aquí, con este grupo de reflexión que se ha convertido ya en un diálogo permanente, que es uno de los objetivos más importantes que nos hemos planteado dentro de la Cruzada Nacional Contra el Hambre: la comunicación permanente y sistemática, con toda esta experiencia acumulada de la sociedad civil, desde sus organizaciones.
Yo creo que a nosotros nos enriquece muchísimo y, además, nos permite también establecer una relación horizontal de vínculos entre las propias organizaciones y la posibilidad de potenciar y fortalecer todavía más el trabajo que se está realizando.
Quiero decir a ustedes, muchos estuvieron en la reunión con el presidente Enrique Peña Nieto donde hizo esta convocatoria a la participación de la sociedad civil, que hemos ido avanzando para poner en marcha ya todo lo relacionado con la Cruzada. El presidente Peña estuvo presente en la constitución de la Comisión Intersecretarial de la Cruzada Contra el Hambre, precisamente en esta idea de una visión integral, una visión no asistencialista, una visión que coordine todos los esfuerzos del Gobierno, con alrededor de 70 programas que van a estar dirigidos a estos 400 municipios de la Cruzada Contra el Hambre. Derivado de esa reunión intersecretarial, cada una de las secretarías ya aportó lo que le corresponde realizar y, la verdad, estoy muy contenta porque oigo aquí propuestas e iniciativas, muchas de las cuales ya están contempladas como parte del trabajo de las propias secretarías.
Tenemos que ir realmente concretando todo este esfuerzo y aterrizando no solamente en el enfoque alimentario y nutricional, sino todo lo relacionado con la salud, con la educación, con la vivienda, con el desarrollo social, con el desarrollo humano de cada una de estas comunidades. Hemos iniciado ya también con la puesta en marcha de un programa piloto en dos municipios: uno urbano y otro rural.
En Guerrero, Mártir de Cuilapan, un municipio rural de extrema pobreza y carencia alimentaria, donde el 80 por ciento de su población se encuentra en esta condición.
Estamos trabajando ya, levantando un censo que nos permita definir con mayor claridad nuestra intervención.
También lo estamos haciendo en Acapulco, en la parte seleccionada a través de las AGEB, de muy alta y alta marginación, en aquellos lugares del puerto de Acapulco que son muy pobres y que abarcan a 80 mil personas que están en esa condición de pobreza extrema y carencia alimentaria.
Estamos trabajando en estos dos municipios como programas piloto, con dos modelos de intervención, uno urbano y otro rural, para que de ahí saquemos ya toda la iniciativa en los 400 municipios iniciales que se ha fijado como meta la Cruzada Contra el Hambre. Por eso, en el marco de estos trabajos institucionales que ya se están desarrollando, me parece muy importante este esfuerzo oficial. Realmente es encomiable esta labor porque nos permite ir ya vinculando el trabajo de cada uno de ustedes con estos 400 municipios, la posibilidad de aterrizar, de convertir al municipio en la pista de aterrizaje de muchos de estos trabajos, revisarlos, llevarlos a otros municipios, establecer alianzas y, con ello, fortalecer esta labor que estamos realizando, que tiene en el centro a la gente. Creo que eso es lo más importante.
Nos hemos planteado, como centro de toda esta acción, a los hombres, a las mujeres, a los niños o a las niñas que viven en esta condición de pobreza extrema y carencia alimentaria, que ustedes nos detallen sus experiencias, porque a nosotros nos da también luz de cómo trabajar y nos permite no ir a buscar como si no hubiera todo un desarrollo, todo un trabajo, empezar desde cero, sino empezar a trabajar a partir de todas estas experiencias exitosas, todas estas buenas prácticas que el gobierno tiene que tomar desde la sociedad civil y convertirlas en políticas públicas. En todos estos municipios estamos pensando en comedores comunitarios; en todos estos municipios estamos pensando en medir el peso y la talla de los niños al inicio de cada año escolar; en el censo y en todo este barrido que vamos a realizar en casi dos millones de hogares, donde vamos a medir peso y talla para saber cómo estamos encontrando a estos niños y cómo, a lo largo de la Cruzada contra el Hambre, vamos a ir modificando su situación.
 Estamos preparando los folletos para que, a través de la Secretaría de Educación Pública, podamos también educar sobre la alimentación y la nutrición. Estamos trabajando con la Secretaría de Salud, de manera muy muy señalada con mujeres embarazadas, mujeres que están dando de comer a sus hijos, amamantando a sus hijos, niños de cero a dos años, también como población objetivo. Estamos trabajando con la Comisión de Pueblos Indígenas porque, evidentemente, la mayoría de los municipios rurales en los que vamos a trabajar son indígenas, porque el mapa de la pobreza tiene que ver con lo indígena en este país. Estamos trabajando con la Secretaría de Hacienda para poder generar los incentivos fiscales que permitan a las empresas, en lugar de destruir los alimentos, donarlos a los bancos de alimentos y, a través de estos bancos de alimentos, poder apoyar muchos esfuerzos de la sociedad civil. En fin, estamos ya construyendo toda la base que nos permita, a partir de abril, iniciar el trabajo de la Cruzada Contra el Hambre en todo el territorio.
Uno de los puntos del Decreto que firmó y dio a conocer el Presidente, que tiene que ver con la Cruzada contra el Hambre, es dar a conocer los lineamientos del Consejo Nacional para la Cruzada Contra el Hambre. Hemos estado trabajando. Sin embargo, no estoy contenta con nuestra propuesta porque no quiero un Consejo de élite, un Consejo de unos cuantos. Quiero un Consejo en el que quepamos todos. ¿Cómo diseñar un Consejo incluyente y a la vez eficaz, operativo, que nos permita realmente estar trabajando, estar en comunión, que nos permita delinear prácticas, etcétera? Me gustaría mucho que nos pudieran hacer, aún cuando no cumplamos a cabalidad con lo que dice el decreto, y es que ya a finales de febrero tenemos que estar presentando las propuestas y los lineamientos, pero yo prefiero pasarnos unos días, escuchar qué nos propondrían ustedes, cómo pensarían este Consejo, porque si hacemos un Consejo de diez o de veinte, muchos van a quedar fuera. Corremos ese riesgo, entonces. Hacemos una Comisión ejecutiva, un Consejo amplio, consejos estatales y municipales, consejos temáticos… ¿Cómo lo armamos de tal manera que estemos todos participando en este diálogo permanente con el Gobierno? Esta es una primera cuestión que yo quiero pedirles de manera muy importante.
Segundo. Si en estos dos municipios piloto hay organizaciones de la sociedad civil que ya estén trabajando en esta parte pobre de Acapulco y en el municipio de Mártir de Cuilapan, en Guerrero, que pudieran sumarse a la construcción de estos dos modelos que estamos laborando.
Tercero. El mes de la Cruzada, acuérdense que se ha definido que cada año habrá un mes de la Cruzada, un mes donde daremos muchísima visibilidad a la Cruzada Contra el Hambre, en donde convocaremos a la sociedad civil, en donde convocaremos a los jóvenes para que se inscriban en las brigadas alfabetizadoras, en las brigadas de desarrollo comunitario, en donde incorporemos todo un esfuerzo social a favor de la Cruzada Contra el Hambre. Quisiera que en el mes de abril hubiera mucha presencia de las organizaciones de la sociedad civil. Estoy pensando probablemente en una feria de las organizaciones en la que expongan, no ante el Gobierno, no ante la secretaria de Desarrollo Social, sino ante la sociedad, estas experiencias exitosas. Que estemos ahí, que nos apropiemos de un espacio público, que le demos mucha difusión, que visibilicemos y que digamos: no estamos empezando de cero, estamos retomando toda esta gran experiencia, para que a partir de ahí podamos ser mucho más efectivos en esta Cruzada Contra el Hambre.” Entonces pensar también los términos de su participación durante el mes de la Cruzada para darle visibilidad a todo este esfuerzo, que yo creo es una obligación del Gobierno.
Todos conocemos procesos como Iniciativa México, precisamente, como un esfuerzo que viene desde lo privado, cuando es una responsabilidad del Gobierno dar esta difusión y este reconocimiento a las mejores prácticas que existen en términos de la sociedad civil. Hay que empezar a reconocer esta labor a través de la Cruzada Contra el Hambre, que no es una Cruzada del Gobierno: es una Cruzada del Gobierno y de la sociedad; es una cruzada de todos y de todas.
Entonces, en este sentido, pedirles también una propuesta para que podamos echarla a andar en el mes de abril, en el mes de la cruzada.
 Quisiera concluir diciéndoles, agradeciéndoles en primer lugar por su esfuerzo; sé que en muchos casos es un esfuerzo en condiciones de una ausencia absoluta de apoyo y de reconocimiento del Gobierno y de sus instituciones; quiero que sepan que en nosotros tienen unos aliados y gente que somos absolutamente reconocedora de este esfuerzo tan valioso que ustedes desarrollan todos los días a favor de estos miles de niños, de niñas, de familias, de mujeres que están en esta condición de pobreza extrema y carencia alimentaria.
Que sumando este esfuerzo con toda esta política pública que ha puesto en marcha el presidente Enrique Peña Nieto, estoy absolutamente segura de que vamos a poder dar, en diciembre o a los primeros seis meses, porque hemos planteado tener mediciones cada seis meses, tener que rendir cuentas cada seis meses de la Cruzada Contra el Hambre, cómo vamos, porque no podemos estar perdiendo el tiempo.
Si a los seis meses detectamos fallas y errores, tenemos que corregirlos rápidamente. De eso se trata.
Estamos generando un proceso muy ambicioso que es novedoso en muchos sentidos, entonces, seguramente vamos a tener errores.
Lo importante no es tenerlos, sino corregirlos a tiempo.
Por eso estamos hablando de esta evaluación semestral que nos permita delinear con mayor claridad todos nuestros objetivos. Así que reitero mi agradecimiento y mi beneplácito de estar aquí esta mañana, de escucharlos, de saber que estamos trabajando juntos.
Eso me da mucha tranquilidad, mucha confianza en que vamos a tener muy buenos resultados.
Muchas gracias.
oo0oo