La secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, firmó ayer los Acuerdos Integrales para el Desarrollo Incluyente – Cruzada Nacional Contra el Hambre con los gobernadores de Tlaxcala, Mariano González Zarur; de Aguascalientes, Carlos Lozano de la Torre, y de San Luis Potosí, Fernando Toranzo Fernández, que tienen como principal interés el servir a la gente y abatir la desigualdad social.

Con la firma de estos acuerdos, señalaron los funcionarios, se inicia una nueva etapa de coordinación entre los tres órdenes de gobierno para que cada quien haga lo que le corresponde y se eviten los tropiezos entre unos y otros, lo cual permitirá la optimización de los recursos.

Reunidos en la Sala de Consejo de la dependencia, la titular de la Sedesol escuchó inicialmente las palabras del mandatario tlaxcalteca, quien dijo que con la firma de este convenio inicia la aplicación de los programas con la visión que el presidente Enrique Peña Nieto ha dado a la labor social de la Sedesol.

Explicó que en Tlaxcala serán tres los municipios a atender por la Cruzada Nacional Contra el Hambre, por lo que se pondrá especial énfasis en la obra social, en la infraestructura, en lo que no se ve, para poder cambiar las condiciones de vida de la gente.

Por su parte, el gobernador de Aguascalientes, Carlos Lozano de la Torre, señaló que al firmar el convenio se ratifica el compromiso que su estado asumió ante el presidente Enrique Peña Nieto en Las Margaritas, Chiapas, y refrendó su oferta de trabajar arduamente para reducir los índices de pobreza extrema y de carencia alimentaria.

La Cruzada Nacional Contra el Hambre centrará sus esfuerzos en la capital aguascalentense, donde atenderá a 16 mil personas que se encuentran en condiciones de pobreza extrema y carencia alimentaria, según las estimaciones realizadas por el Coneval.

El gobernador Lozano de la Torre expresó que no concibe la existencia de dos Aguascalientes: uno que crece a ritmo acelerado, con índices superiores al 9 por ciento anual y con altos niveles de seguridad, y otro con gente que vive en extrema pobreza y con carencia alimentaria.

Al referirse a las elecciones que se realizarán este año, el mandatario hidrocálido expresó a la titular de la Sedesol que habrá una estrecha vigilancia para evitar que los recursos de los programas sociales se utilicen para otros fines, para evitar que se desvíen.

Durante la firma del Acuerdo con el gobierno de Aguascalientes se sintió un temblor, situación que la secretaria comentó en el sentido de que realmente estamos moviendo a México con las acciones que estamos realizando.

La secretaria Robles Berlanga recalcó que el Gobierno de la República sabe que no basta con repartir despensas, por lo que abril se ha denominado el mes de la Cruzada “para sensibilizar, para concientizar, para convocar a la sociedad a participar, porque la estrategia no es solamente del gobierno, sino de la sociedad entera, por lo que es necesario mover los corazones para llegar a quienes menos tienen”.

En su oportunidad, el gobernador Fernando Toranzo Fernández, dio a conocer que en San Luis Potosí se destinan 57 centavos de cada peso al combate a la pobreza, una situación que resulta inconcebible en pleno siglo XXI.

La secretaria de Estado mencionó que los acuerdos suscritos con los gobiernos de Aguascalientes, San Luis Potosí y Tlaxcala obedecen a la instrucción del presidente Enrique Peña Nieto de “trabajar de la mano con los estados y con los municipios, sin importar filiaciones políticas, para hacer realidad los objetivos de la Cruzada Nacional Contra el Hambre, que busca transformar las condiciones de vida de millones de mexicanos”.

Reiteró que los Acuerdos trabajan en dos vertientes. Por un lado, la Cruzada Nacional Contra el Hambre, con la cual vamos a ir a todas las poblaciones que tienen habitantes en situación de pobreza y carencia alimentaria, donde además la gente nos va a decir cuáles son sus necesidades y nos va a ayudar a vigilar que los recursos se utilicen adecuadamente.

Por otra parte, resaltó la aplicación de los recursos del ramo desarrollo social de forma transparente, para que no haya duda del uso que se da a los programas. “Todo será transparente, claro, para apoyar a la población que más lo necesita”, agregó.

“La gente es lo que nos importa y es a quien debemos dar resultados; por eso debemos trabajar como un equipo, de forma conjunta, coherente y coordinada. Nuestro único interés debe ser trabajar con y para la gente, sin duplicidades, sin exclusiones”.

Con la Cruzada Nacional Contra el Hambre, explicó Robles Berlanga, tenemos que transformar la realidad de millones de mexicanos para entregar buenas cuentas en materia de salud, vivienda, seguridad social y educación.

Rosario Robles Berlanga estuvo acompañada por los subsecretarios de Desarrollo Social y Humano, Ernesto Nemer Álvarez; de Desarrollo Comunitario y Participación Social, Javier Guerrero García; por el coordinador de delegaciones, Pedro de León Mojarro; por los directores de Liconsa y Diconsa, Héctor Pablo Ramírez Puga y Héctor Velasco Monroy, respectivamente; por la Coordinadora Nacional de Oportunidades, Paula Hernández, así como por Ramón Sosamontes, jefe de la Oficina de la Secretaría.

Descarga esta información en formato PDF