La secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, pidió a los 32 delegados de la dependencia coordinarse con los gobiernos de los estados para sacar adelante el proyecto de política social incluyente del presidente Enrique Peña Nieto, sin perder de vista que “trabajan en el Gobierno federal”.

Durante la inauguración del Primer Taller Nacional de Delegados de la Secretaría de Desarrollo Social, denominado “Coordinación e Integración Para Mover a México”, la titular de la Sedesol destacó: “son nuestros brazos operativos en el hacer y quehacer de la política social en las entidades federativas, por lo que los convoco a caminar juntos, coordinados y a construir el trabajo en equipo para llevar adelante el proyecto de una política social incluyente encomendado por el presidente Enrique Peña Nieto”.

Tenemos que asumir y enfrentar retos de la mayor trascendencia para el país, porque la política social incluyente se basa en una perspectiva de derechos para toda la población, lo que implica garantizar el acceso a la educación, salud, empleo, vivienda, servicios básicos, seguridad social y calidad ambiental para todos los mexicanos, afirmó.

Como punto de partida, agregó, tenemos que eliminar la situación de hambre que afecta a millones de conciudadanos, para lo cual se inició la Cruzada Nacional Contra el Hambre y se han suscrito los Acuerdos Integrales para el Desarrollo Social Incluyente con casi la mitad de las entidades federativas.

Es necesario trabajar hombro con hombro para erradicar el flagelo del hambre que padecen hoy, en pleno siglo XXI, 7.4 millones de mexicanos, motivo por el cual los delegados deberán promover y conducir los esfuerzos de coordinación entre las instancias de gobierno federales y estatales, puntualizó.

Acompañada por el subsecretario de Desarrollo Social y Humano, Ernesto Nemer Álvarez, y por el coordinador nacional de Delegados, Pedro de León Mojarro, la secretaria Rosario Robles indicó que los delegados son los responsables de impulsar la participación de los diferentes sectores de la sociedad en cada entidad federativa, para que se sumen a las tareas de la política social que beneficien a su gente.

Seguidamente los convocó “a dejar de trabajar por inercia para dar paso a la obtención de resultados concretos”, con énfasis en los indicadores, toda vez que “seremos evaluados en los 400 municipios seleccionados para la Cruzada, a partir del número específico de personas en que logremos cambiar las carencias de la pobreza y el hambre”.

Pidió a los funcionarios federales transmitir a sus equipos operativos que cada peso invertido y cada programa aplicado deberá reflejarse en un indicador y una meta evaluados por el Coneval, al tiempo que insistió en la necesidad de construir un sistema de evaluación y seguimiento que permita ver, mes a mes, los avances de cada Delegación en el tema de la Cruzada Nacional Contra el Hambre y los Acuerdos para el Desarrollo Social Incluyente.

Reiteró que el Presidente Peña Nieto instruyó la aplicación del principio federalista en las acciones sociales, lo que implica que las acciones se realicen en coordinación con los Gobiernos estatales y municipales, “cuidando que esa coordinación no se convierta en subordinación, sino en esquemas de diálogo permanentes”.
“Ustedes son parte no de los gobiernos estatales, sino de la Secretaría de Desarrollo Social; ustedes trabajan en el Gobierno federal. Hay que coordinarnos con los gobiernos de los estados, pero no son empleados de los gobernadores”, enfatizó Robles Berlanga.

El éxito, continuó, depende de su capacidad de convocatoria para sumar el mayor número de integrantes de la sociedad en cada entidad y municipio.

Deberán trabajar en equipo con los secretarios de Desarrollo Social; involucrar al DIF estatal y municipales, al Sector Salud, particularmente en el eje de la desnutrición infantil, mujeres lactantes y embarazadas; al sector educativo, en los indicadores de rezago de niños, jóvenes y adultos, y con los municipios y dependencias del gobierno estatal para actualizar la infraestructura social básica.

Finalmente, dijo a los delegados de la Sedesol en el país que “todos los programas de los tres niveles de gobierno y algunos de la sociedad civil relacionados con el desarrollo social, deberán realinearse en la transversalidad de la Cruzada Nacional Sinhambre”. 

 Descarga esta información en formato PDF