Con inversiones productivas, la cara de la montaña de Guerrero será otra, afirmó la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, al reunirse con los presidentes de once municipios, con quienes acordó trabajar conjuntamente para mejorar las condiciones vida en la región, toda vez que ha finalizado la etapa de la emergencia ocasionada por los fenómenos meteorológicos “Ingrid” y “Manuel”, y se inicia la etapa de reconstrucción.

Acompañada de Nuvia Mayorga, directora de la Comisión para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) y de Javier Guerrero, subsecretario de Participación Social y Desarrollo Comunitario de la Sedesol, la secretaria de Estado visitó anteriormente el municipio de Cochoapa el Grande, donde supervisó, el avance en la construcción de viviendas indígenas en la colonia Los Pinos, por parte de la CDI y la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu).

La tiular de la Sedesol fue informada que aquí y en Metlatónoc se construyen 600 viviendas, 300 en cada municipio, de 44.09 metros cuadrados, con dos recámaras, sala, comedor y baño, las cuales serán habitadas por las familias que perdieron sus casas habitación a consecuencias de las precipitaciones pluviales y fluviales, así como por los deslaves.

Acompañada también por el coordinador de asesores del gobernador, Ernesto Aguirre Gutiérrez; de Luciano Moreno López, presidente municipal, y de José Medrano, delegado de la Sedesol en Guerrero, la funcionaria federal también visitó los comedores comunitarios de la secundaria y de la cabecera municipal de Cochoapa el Grande, a fin de constatar los avances de la Cruzada Nacional Contra el Hambre.

Posteriormente, en el Centro Coordinador para el Desarrollo Indígena, en Tlapa de Comonfort, Robles Berlanga se reunió con los alcaldes de la región de la montaña, con quienes evaluó los avances en la atención de la emergencia y en la reconstrucción, además de dar el banderazo de salida a tiendas y unidades móviles de Diconsa y Liconsa, que ayudarán a que los alimentos básicos lleguen a los habitantes de estas comunidades alejadas.

Dijo a los ediles que no se trata simplemente de reconstruir, sino de tener un mejor Guerrero. Por eso el presidente Enrique Peña Nieto presentará mañana el Plan “Nuevo Guerrero” para abrir, dentro de la tragedia, una luz en el horizonte.

Destacó que si bien la montaña tiene un lugar muy especial, eso no significa que las otras regiones no estén consideradas, porque cada una tiene sus características y de ellas depende gran parte de la economía del estado, “aunque en la montaña están la mayor pobreza y la mayor desigualdad”.

La titular de la Sedesol mencionó que sigue habiendo alrededor de 110 localidades incomunicadas, en las que a pesar de que son chiquitas y no tienen mucha población, “es gente la que vive ahí y a la que tenemos que atender, por lo que mientras no lleguemos por tierra, tendremos que seguir llegando por aire. Las despensas siguen llegando y el Ejército va a seguirlas distribuyendo por aire, en esos lugares a donde todavía no logramos llegar por tierra”, afirmó.

Acto seguido señaló a los presidentes municipales que “la contingencia ya la terminamos; tenemos esos pequeños cabitos, pero hay que dar vuelta a la página y pasar al momento en que tenemos que participar todos para hacer grandes obras de infraestructura y regenerar el tejido social”.

Mencionó que se va a fortalecer todavía más el programa de comedores comunitarios, “porque estamos viendo el gran impacto que tienen, porque nos sirvieron en la contingencia, y si en cada comunidad logramos tener un comedor comunitario vamos a estar tranquilos todos, porque sabremos que esos niños están comiendo”.

También pidió fortalecer la parte productiva, porque desde que inició la Cruzada Nacional Contra el Hambre, se dijo que no se trataba de repartir despensas, sino de derrotar el mito de que la gente pobre no es productiva, por lo que hay que darle migajas, limosnas, subsidios, porque no son productivos.

“Estamos juntos en esta pelea, porque somos productivos y podremos salir adelante por nuestro propio pie. Las comunidades indígenas, las comunidades campesinas, rurales, de la montaña son productivas, con el apoyo necesario. Y esa es la alianza que les queremos proponer: demostrar que nuestra gente sale adelante con dignidad”.

Todo este proyecto de programas productivos debe fortalecerse, y para eso se necesita una verdadera organización, para que permitan que la gente verdaderamente tenga un ingreso y pueda vivir de ellos.

Tras explicar que nadie mejor para identificar esos proyectos que las comunidades, pidió a los munícipes ver qué pueden vender para realmente tener un ingreso, y procurar la asistencia técnica, el acompañamiento, para que prendan y sean productivos, además de ver que en la mayoría de los proyectos estén las mujeres, a quienes esta estrategia debe empoderar.

También dio a conocer a los alcaldes montañeses que la nueva Ley de Coordinación Fiscal, aprobada recientemente por el Congreso de la Unión, establece un diferente manejo del Ramo 33, por lo que se va a premiar al municipio que mejore sus indicadores, de acuerdo con el catálogo que establezca la Sedesol, que será la dependencia que “palomee” las obras.

“Las vamos a palomear porque tienen que estar en función de los indicadores que queremos mover, porque a todos nos va a medir el Coneval, en 2014, por lo que debemos hacer un esfuerzo para que Guerrero avance”.

La funcionaria federal reiteró que hay que destinar recursos a proyectos productivos, porque solamente eso permitirá que la cara de la montaña sea otra.

Todo, agregó, lo vamos a ver con cada uno de ustedes, acompañados de ustedes; que nadie sienta que estamos pasando por encima de la comunidad, porque aquí no importa color, aquí no importa nada más que todos los niveles de gobierno trabajemos conjuntamente y lo vamos a hacer a través del Consejo de Reconstrucción, donde van a participar personalidades, organizaciones, ustedes como presidentes municipales; lo vamos a hacer a través de construir los Comités Comunitarios de la Reconstrucción, para que cada obra que se determine en un municipio esté verificada por la propia comunidad.

“Tenemos que garantizar que haya mucha transparencia, que haya mucha participación, que la gente esté involucrada y que sea la gente la que decide cómo queremos este nuevo Guerrero”, continuó.

Advirtió que “no crean que ya acabamos y ya nos vamos. Seguiremos trabajando con ustedes; vamos a terminar nuestra meta de 500 comedores comunitarios de aquí a diciembre, además de hacer un esfuerzo enorme a través de Diconsa, para llegar hasta donde no habíamos llegado, a través de sus unidades móviles, mientras podemos abrir nuestras tiendas otra vez, a fin de que haya el abasto suficiente.

061113 COCHOAPA 02jpg
Descarga esta información en formato PDF