La secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, afirmó que con la Cruzada Nacional Contra el Hambre “cambiaremos el hambre de millones de mexicanos por la esperanza en el corazón y la dignidad”, en un discurso pronunciado ante los presidentes de México, Enrique Peña Nieto, y de Guatemala, Otto Pérez Molina.

La titular de la Sedesol señaló que la Cruzada está demostrando que en este gobierno no hay cabida para la simulación; que se trata de una estrategia efectiva, basada en un enfoque de derechos; que es un proceso de largo alcance, que deja atrás el prejuicio de que muchas comunidades están condenadas a vivir del asistencialismo.

“La Cruzada rebasa el asistencialismo, al apoyar proyectos productivos en las localidades donde sus habitantes viven en pobreza extrema y con carencia alimentaria, con lo que estamos logrando la inclusión productiva de la gente, porque la estrategia llega a trabajar a partir de lo que tienen, no de sus carencias. Por eso insistimos en que la Cruzada es mucho más que la simple entrega de despensas”, explicó la funcionaria federal.

Asimismo, se ha logrado la participación ciudadana y comunitaria, ya que a través de las asambleas, de los comités comunitarios, fueron los habitantes de las localidades quienes definieron las metas a conseguir, y además se firmó un convenio con la Universidad Autónoma de Guerrero para que sean sus jóvenes quienes trabajen en sus comunidades.

La secretaria de Estado enfatizó que “el empoderamiento de los de abajo no es, de ninguna manera, un regreso al pasado; estamos ante un nuevo paradigma, generando cohesión social para que se respeten los derechos de todos los mexicanos, porque sabemos que con paz y prosperidad es como lograremos el México incluyente que todos deseamos”.

Por eso, la Cruzada Nacional Contra el Hambre logrará que los mexicanos, en vez de hambre, tengan esperanza en el corazón y puedan vivir con dignidad, enfatizó.

Por su parte, el presidente Enrique Peña Nieto hizo una evaluación de la Cruzada Nacional Contra el Hambre en Guerrero y entregó apoyos a los proyectos productivos generados por la estrategia, los cuales fueron recibidos por Rossana Gutiérrez Alejo, Alberta Torrescano Carlos, Santaclara Cantor Moelo, Moisés Morelos Hernández, Perfecta Tezotitlán Cantor, Elba Yadira Rodríguez Corro, Alfonso Godínez Estrada, Teresa Cantor Quetzalcoalteco y Victoria Campos Abarca, entre otros.

El Primer Mandatario atestiguó también la firma del convenio entre el gobierno de Guerrero, la Comisión Federal de Electricidad y la Secretaría de Desarrollo Social para electrificar a Mártir de Cuilapan, con una inversión de 230 millones de pesos, en beneficio de 17 mil 702 habitantes que viven por debajo de la línea de bienestar.

Se anunció también que Diconsa comprará a los productores sociales mango, coco y Jamaica, mientras que el gobierno del estado comprará las despensas “Sin Hambre”.

Asimismo, el presidente Peña Nieto tomó protesta a 240 brigadistas comunitarios de la Universidad Autónoma de Guerrero, que de inmediato comenzaron su participación en la Cruzada.

Anteriormente, como parte del reinicio de las actividades de la Cruzada tras la pausa obligada por los comicios del 7 de julio, el presidente dio el banderazo de salida de las Unidades Móviles del Programa “Sin Hambre” y a 24 vehículos de Salud.

La comitiva visitó las casas de Paulino Lázaro Cabañas y Alicia Rojas Alonso, para constatar las acciones de mejoramiento de vivienda realizadas a través del programa “Microrregiones”, ante lo cual Rosario Robles manifestó que cuando Alicia le dijo que la entrega de su casa le había cambiado la vida, supo que iban en el camino correcto.

En la calle Vicente Guerrero, la comitiva fue recibida efusivamente por los apoyos que recibe la comunidad en cuanto a mejoramiento y ampliación de viviendas, muros y baños, independientemente de ser la primera vez en la historia que un presidente de la República acude a la comunidad de Mártir de Cuilapan.

Entre otras actividades, se supervisaron los avances en la construcción de la escuela primaria “L. Sidar”, que tendrá una inversión de ocho millones de pesos. 

En su intervención, el gobernador Ángel Heladio Aguirre Rivero, pidió al gobierno de la República que “voltee a ver al sur”, para que deje de ser la población más pobre del país, porque “tenemos todo para lograrlo: en Guerrero producimos 350 mil toneladas de maíz cada año y somos los principales productores de jamaica, coco y del mejor mezcal”.

Remarcó que ahora “estamos trabajando parejo, sin afanes protagónicos ni celos, porque sabemos que la pobreza no tiene rostro, por lo que estamos marcando la ruta para salir de la pobreza”. Seguidamente, reconoció la labor realizada por los miembros del gabinete presidencial, destacando en especial la actuación de la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, y del subsecretario de Desarrollo Comunitario y Participación Social, Javier Guerrero García.

cuilapan17072013 02jpg

cuilapan17072013 03jpg
 Descarga esta información en formato PDF