Estamos obligados a aprovechar el entusiasmo, idealismo y vitalidad de los jóvenes para construir un mejor país y un México incluyente, afirmó la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, durante la presentación de la Agenda Nacional de Juventudes “Las juventudes proponen”, en el Museo Memoria y Tolerancia.

Durante el evento, la titular de la Sedesol enfatizó que con 9.4 millones de mexicanos de entre 15 y 24 años en pobreza y 1.8 millones en pobreza extrema, no puede construirse una visión de futuro. “No puede haber cohesión, seguridad, movilidad social ni sentido de pertenencia, si el país no está dando realmente una opción a los jóvenes, no los incluye ni los incorpora como parte fundamental de su propio desarrollo y prosperidad”.

En este sentido, destacó que el Instituto Mexicano de la Juventud (Imjuve) tiene que pasar a una nueva etapa, que responda a esta visión de derechos, para que en 2014 esté a la altura de los retos que plantea que una parte importante de la población sea joven.

Asimismo, señaló que el Imjuve debe estar presente en la Cruzada Nacional Contra el Hambre, una estrategia de inclusión social y bienestar en la que debe estar presente la visión transversal de los jóvenes en temas como el combate del rezago educativo y la deserción escolar; vivienda y calidad de los servicios, pero sobre todo del ejercicio al derecho básico a la alimentación. “Si un joven tiene hambre, no podrá desarrollar todo su potencial, capacidad y talento.”

Por eso mismo, abundó, el nuevo diseño del Programa Oportunidades busca dar una salida a los jóvenes, para que sigan en la educación superior y se vinculen con las opciones productivas. “Estamos trabajando para que más de 150 mil jóvenes se vinculen con los diversos programas de empleo e ingreso del gobierno de la República y sean población prioritaria en las becas de educación superior”.

Agregó que uno de los temas importantes en la agenda de inclusión social es el de la sexualidad juvenil y el embarazo adolescente, ya que muchas jóvenes truncan sus caminos a edad temprana; además, se refirió al combate a la violencia y destacó la corresponsabilidad de los jóvenes becarios de tomar talleres con énfasis en la violencia de género.

“Los jóvenes son una poderosa fuerza de cambio, quieren una sociedad más igualitaria y, como Gobierno, estamos obligados a aprovechar su entusiasmo, idealismo y vitalidad para construir un mejor país y un México incluyente.”

Finalmente señaló que la Sedesol se suma al proceso de consulta, por lo que pidió al titular del Imjuve asumir la agenda como parte de la construcción del Programa Nacional de la Juventud 2013-2018. 

En el mensaje inicial, Leonor Calderón, representante del Fondo de Población de las Naciones Unidas en México y directora para Cuba y República Dominicana, señaló que en 2010 la población de entre 12 y 19 años de edad representaba el 32 por ciento de la población total, es decir 36.5 millones de personas, con capacidad para impulsar el desarrollo del país, si cuentan con las oportunidades de formarse adecuadamente, herramientas para ser personas productivas y condiciones para acceder al empleo remunerado y formal.

Tras mencionar la problemática que enfrenta la juventud mexicana, Calderón señaló que por eso es importante la agenda, pues contempla recomendaciones de política pública en temas identificados por los propios jóvenes.

Destacó además que en la construcción de la agenda participaron 127 organizaciones de la sociedad civil y diversos organismos como la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el Instituto Politécnico Nacional (IPN), El Colegio de México (Colmex) y la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), entre otras.

En representación de las OSC participantes, Mariana Mancilla y Cecilia García presentaron los once ejes temáticos de la agenda y señalaron que las juventudes quieren estar presentes en las tomas de decisiones; desean ser reconocidas como sujetos de derechos y no como receptores pasivos de políticas asistencialistas, y reiteraron la necesidad de incorporar perspectivas transversales, como la de género, la interculturalidad, la sustentabilidad y los derechos humanos.

Por su parte, Marcia de Castro, coordinadora residente del Sistema de las Naciones Unidas en México y representante del Programa de las Naciones Unidas en México, destacó que la presentación de la agenda es un llamado a “ponerse las pilas” y formular políticas públicas sociales y económicas trascendentes, que reconozcan las necesidades de los jóvenes.
José Manuel Romero Coello, director general del Imjuve, destacó que “la mayor fuerza que tiene el país es la de los jóvenes, por lo que hay que aprovecharla para concretar políticas públicas que la incorporen al desarrollo nacional”. 

 Descarga esta información en formato PDF