Al recuperar la tradición comunitaria y solidaria de la gente, la Cruzada Nacional Contra el Hambre ayuda a regenerar el tejido social, necesario para que los mexicanos podamos vivir en paz y alcanzar el desarrollo, afirmó la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, al conocer los avances de las acciones aplicadas por diferentes dependencias y órdenes de gobierno.

Acompañada por el gobernador Mariano González Zarur, la titular de la Sedesol dijo que hoy más que nunca, la ciudadanía debe ser garante de los trabajos y de la transparencia de esta estrategia, cuya prioridad es erradicar la pobreza extrema y la carencia alimentaria en el país.

Al presidir la reunión de la Comisión Intersecretarial Estatal de la Cruzada, la secretaria de Estado dijo que el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto ha logrado la coordinación interinstitucional entre los diferentes órdenes de gobierno, “desterrando la idea del gobierno archipiélago, donde cada entidad se comportaba como una isla, sin lograr vincular sus acciones ni potencializar los esfuerzos contra la pobreza”.

“Hoy alineamos los trabajos en función de indicadores y de territorios, y eso nos permitirá saber qué tenemos que modificar y, en consecuencia, saber qué programas aplicar, por lo que haremos tiros de precisión”, sostuvo.

Robles Berlanga indicó que las cifras que dará a conocer el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), permitirán tener una radiografía más precisa de la pobreza en México, por lo que serán un instrumento importante para hacer más eficaces las acciones de la Cruzada.

Ya por indicaciones del Coneval “buscamos mejorar el ingreso de la población, pero no exclusivamente a través de las transferencias económicas directas, sino por el esfuerzo productivo y por la participación social comunitaria, a fin de que la ciudadanía sea quien obtenga su ingreso con su propio esfuerzo”, enfatizó.

La idea central es que logremos reducir hasta en un 50 por ciento los recursos que se destinan a las transferencias económicas directas a las familias, explicó.

La funcionaria federal se refirió al Programa de Empleo Temporal como una experiencia exitosa de la Sedesol, al promover la organización y participación ciudadanas para superar rezagos y valorar el trabajo que se hace en la creación o reparación de infraestructura.

Por eso, insistió, “hay que recuperar la tradición comunitaria, porque sólo así podrá regenerarse el tejido social y trabajar de manera diferente, incorporando a la sociedad y a los gobiernos en todos los quehaceres, lo cual debe traducirse en un cambio favorable y en un nivel de vida más digno para los ciudadanos”. 

Descarga esta información en formato PDF