MÉXICO, D.F., a 31 de julio de 2014.- La Cruzada Nacional Contra el Hambre instrumentada por el Gobierno de México se está haciendo muy bien, al enfocarse en la atención prioritaria de los niños y de las madres embarazadas y en lactancia, con lo cual podrán evitarse daños al recurso humano y combatir las causas de enfermedades como la desnutrición y la obesidad, declaró el Doctor Fernando Monckeberg, una de las figuras más importantes en la lucha contra la desnutrición en América Latina.
Participante en la VIII Reunión del Grupo de Trabajo 2025 de la "Iniciativa América Latina y El Caribe sin Hambre", que se desarrolla en México del 30 al 31 de julio, Monckeberg Barros afirmó que el trabajo de la Cruzada Nacional Contra el Hambre "no debe dejar de hacerse, porque es apenas el inicio y va a ayudar a que el niño no abandone el colegio y la población se alimente mejor".
Para el especialista, el mensaje fundamental en esta lucha contra el hambre y la desnutrición es "el cuidado en los primeros años de vida, desde el embarazo; hay que atender a todas las mujeres embarazadas, pues no puede ser que haya 20 por ciento de menores con bajo peso, porque eso significa un daño permanente, y si en los dos primeros años no se alimenta adecuadamente, se provocará un daño permanente".

"Es un problema central que viene de generaciones; entonces, el mensaje básico es cuidar los primeros años de vida, cuando la subalimentación y malnutrición tienen efectos desastrosos, elevando los índices de mortalidad o lesiones permanentes", advirtió.

29514 2jpg