Núm. 137 Roma, Italia., a 14 de junio de 2015

El presidente Enrique Peña Nieto anunció en la sesión previa a la clausura de la 39ª. Conferencia de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) el lanzamiento de la segunda fase de la iniciativa Mesoamérica sin Hambre, en la cual se incorporará a Belice, Colombia, Costa Rica y República Dominicana.

La iniciativa de cooperación de México con los países de Centroamérica, conocida como Mesoamérica sin Hambre, cuenta con un financiamiento inicial de tres millones de dólares, aportados por México, y en él participan El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá, en una primera etapa.

El mandatario mexicano informó que “en el segundo semestre de 2015 se lanzará en Belice, Colombia, Costa Rica y República Dominicana”.

Por su parte, el director general de la FAO, José Graziano da Silva, señaló la importancia de la colaboración entre esta agencia de las Naciones Unidas y los países latinoamericanos, ya que se inscribe en un proyecto aún mayor, América Latina Sin Hambre, una estrategia que busca garantizar la seguridad alimentaria y nutricional en todos los países de la región”.

En este mismo marco, felicitó al presidente Enrique Peña Nieto “por transformar su compromiso contra la injusticia social en acción concreta, no solo en México sino en toda Mesoamérica”.

MESOAMÉRICA SIN HAMBRE

Mesoamérica sin Hambre es el acuerdo de cooperación Sur-Sur triangular creado entre México y la FAO para contribuir a la erradicación del hambre en los países centroamericanos, República Dominicana y Colombia, firmado el 8 de mayo de 2014 en la conferencia regional de la organización celebrada en Santiago de Chile.

El acuerdo estableció el Fondo Fiduciario México–FAO Mesoamérica sin Hambre, con un aporte inicial de tres millones de dólares, para alcanzar un total de 15 millones de dólares en los próximos cinco años.

El Fondo incluye acciones de cooperación, formuladas en conjunto con los gobiernos de Mesoamérica, e iniciativas de cooperación para fortalecer vínculos entre instituciones mexicanas y mesoamericanas para promover la lucha contra el hambre, reducir la desigualdad y aumentar los estándares de vida en los países involucrados.

GRAN COMPROMISO CON LA ERRADICACIÓN DEL HAMBRE

En su momento, Graziano da Silva destacó que Mesoamérica sin Hambre posiciona a México como un actor global del desarrollo humano, ya que se suma a otras iniciativas mexicanas destacadas, como la Cruzada Nacional contra el Hambre, implementada por el gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto para garantizar la seguridad alimentaria de más de siete millones de mexicanos en pobreza alimentaria.