Muy buenas noches tengan todas y todos ustedes. Muchas gracias por recibirme aquí en su casa.

Es tarde, nos vamos a sentar ahorita a cenar unos tamales, les agradezco que me haya invitado.

Esta es una visita que para la Secretaría es muy importante, es una visita que se da después de que la Comisión Nacional de Derechos Humanos revisara este albergue en particular, un albergue que fue objeto de un accidente muy lamentable y que movió a la Comisión de Derechos Humanos a hacernos algunas recomendaciones.

Le pidió a la Secretaría que trabajara para hacer que este albergue funcionara mejor y una de las recomendaciones que nos hizo es que nos juntáramos para platicar cómo debían de ser y de funcionar los albergues y quienes vivían en los albergues.

Para la Secretaría es muy importante que en México generemos condiciones de vivienda digna para los trabajadores y que generemos mejor atención siempre para los migrantes. En el caso de ustedes que son jornaleros, son trabajadores agrícolas siempre en condiciones difíciles. A ustedes debemos de agradecerles que tengamos jitomate, que tengamos lechuga, que tengamos chile, son trabajadores que siguen a la cosecha a través del país poniendo lo mejor de sí en cada uno de los momentos.

Y el esfuerzo que tenemos que hacer desde el gobierno para atenderlos, para acompañarlos, para apoyarlos de la mejor manera posible, es una responsabilidad que el presidente toma muy en serio. Por eso aceptamos la recomendación de la Comisión, por eso habremos de revisar este albergue y todos los demás para que de manera preventiva, las lecciones que aprendamos aquí, las apliquemos en todas partes.

Pero lo que queremos es empezar ese ejercicio de diálogo, ese ejercicio que la Comisión nos sugirió de platicar directamente con los jornaleros justamente aquí en Yurécuaro, y justamente en este espacio.

No quisiera yo extenderme mucho más para agradecerles que me hayan recibido aquí en la que es su casa en Yurécuaro, para compartirme las experiencias que implica vivir en este albergue, para hacernos sugerencias de cómo podríamos trabajar mejor.

Me da mucho gusto de verdad que me hayan recibido, le agradezco mucho al presidente municipal que me haya acompañado, a la presidenta del sistema DIF.

Todos los albergues son esfuerzos compartidos, en todos los que tenemos, 118 que se administran de manera federal, 850 que se administran de manera mixta, hay participación de muchos actores; en prácticamente todos los casos el presidente municipal, la presidenta municipal, las autoridades locales, la mayor parte de los casos se involucran los productores, se involucra el sector agropecuario, que trabaja con nosotros en conseguir el terreno, en hacerles llegar mejores condiciones.

Aquí tenemos ya un Comité que preside el doctor, a quienes ustedes conoce, se involucran por lo tanto los propios jornaleros en la administración del espacio.

Yo les agradezco mucho que hayan estado dispuestos a platicar conmigo, les agradezco mucho que hayan estado dispuestos a esperarme hasta tan noche para empezar este diálogo, y les agradezco mucho sobre todo que me hayan brindado la posibilidad de acompañarlos hoy en su casa.

Pues muchas gracias a todos ustedes y estamos atentos a las indicaciones que acá nos giren.

Gracias y buenas noches.