La titular de la Sedesol sostuvo que ahora se promueve la participación ciudadana y un enfoque de derechos, y que, como parte de este proceso, se han retomado algunos modelos construidos desde la sociedad civil para instrumentarlos y convertirlos en políticas públicas, como los Comedores Comunitarios, emblemas de la Cruzada Nacional Contra el Hambre.

Por ello, la secretaria Robles Berlanga se pronunció por fortalecer los lazos de solidaridad y cohesión social, de hermanamiento entre organizaciones de la sociedad civil y el Gobierno de la República, para avanzar en el combate del hambre y de la desnutrición, como se ha hecho en Acambay, Estado de México, con la organización Un Kilo de Ayuda en la medición de peso y talla de niños y niñas, o en la región de La Montaña, en Guerrero, donde con el Grupo Toronjil se impulsan proyectos productivos en las comunidades marginadas.

Durante el evento, se reconoció el trabajo de organizaciones de la sociedad civil que durante 2014 realizaron acciones para mejorar las condiciones de vida de grupos en vulnerabilidad, como parte de la política social de nueva generación del Gobierno de la República.

La distinción “Impacto y Compromiso Social”, entregado por el Indesol por primera vez, tiene como objetivo reconocer el trabajo de la sociedad civil organizada que obtuvo calificación de excelencia en el proceso de evaluación de proyectos apoyados con recursos del Programa de Coinversión Social (PCS) en el ejercicio fiscal 2014, a fin de resaltar el compromiso, impacto positivo e incidencia generados en las personas y sus comunidades, dentro de la Cruzada Nacional Contra el Hambre.