Alinear el combate a la pobreza urbana con políticas económicas y laborales que consideren la construcción de un modelo de acuerdo a las características de las ciudades; asimismo, crear aspectos de intervención adecuados en la generación de bienestar para la población en condiciones de pobreza, planteó la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles, en la conferencia inaugural del Seminario Internacional sobre Pobreza Urbana

Titulada “El reto de la atención a la pobreza y la inclusión al ejercicio de derechos sociales en las zonas urbanas”, en esta conferencia magistral también destacó que hoy el 69.3 por ciento de la población en pobreza de México vive en áreas metropolitanas.

Por lo anterior, dos terceras partes de los mil 12 municipios atendidos por la Cruzada Nacional Contra el Hambre se encuentran en las ciudades. Del mismo modo, el 46 por ciento de los Comedores Comunitarios se han instalado en zonas urbanas.

Como parte del fortalecimiento de PROSPERA, Programa de Inclusión Social, hoy el 42 por ciento de las 6.1 millones de familias beneficiarias se encuentran en localidades urbanas o semi-urbanas donde se ha puesto especial énfasis en proyectos productivos que mejoran el ingreso de las personas.

Por su parte, Diconsa ha recuperado su visión social y ahora de las más de 25 mil tiendas en todo el país, donde la mayoría se encontraba en zonas rurales e indígenas, el 12 por ciento (3 mil 339) se han instalado en zonas metropolitanas.

El Programa de Empleo Temporal atiende a zonas prioritarias urbanas, tomando en cuenta aquellas personas en condiciones de informalidad laboral para generar un mejor ingreso para esas familias, actuando incluso en tareas que permitan mejorar ingresos por situaciones económicas adversas o desastres naturales.