Lomas de Sotelo, D.F., a 14 de febrero de 2008.- La Secretaría de la Defensa Nacional informa: que el Alto Mando del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos, asumiendo el total compromiso de garantizar que las actividades que realiza el personal militar, en beneficio de la población, logren cumplir con las misiones, las tareas, las acciones o las encomiendas que le fijan las leyes y necesidades actuales de la sociedad mexicana, mantiene una estrecha supervisión y seguimiento, de las diversas misiones que desarrolla este Instituto Armado, destacándose: 

- El auxilio a la población civil, en casos de desastre. 
- El combate al narcotráfico. 
- La aplicación de la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos. 
- El combate al crimen organizado y 
- El adiestramiento del personal militar. 

La supervisión permanente de esta última actividad, es condición esencial, para disponer de tropas mejor adiestradas y preparadas, y así garantizar la seguridad y la custodia de la soberanía nacional, como situación primordial, para el progreso de la sociedad mexicana. 

Este compromiso implica, que el propio Secretario de la Defensa Nacional, en compañía de su Estado Mayor, realice la planeación, la coordinación, la supervisión y la evaluación del desempeño de los mandos y sus tropas. 

Tarea que comprende, además, la supervisión del desarrollo de las operaciones, que realizan el Ejército y Fuerza Aérea, a lo largo y ancho del territorio nacional, incluso en los lugares mismos, en donde éstas se realizan. 

Para el efecto, durante la presente administración, dicho Alto Funcionario y su Estado Mayor, han realizado 46 viajes, a diversos puntos del territorio nacional y uno al extranjero, empleando aeronaves de la

•Fuerza Aérea Mexicana, lo que ha representado un costo de $2’711,887.01 de pesos. 

Buscando optimizar recursos, durante los viajes del Alto Mando, se emplean tripulaciones y aeronaves de la Fuerza Aérea Mexicana, quienes llevan a cabo su adiestramiento de vuelo y el mantenimiento del estado operativo de las aeronaves, permitiendo cumplir propósitos múltiples, con un mismo costo. 

La supervisión permanente, permite conocer la situación y las condiciones, en las que, el personal militar da cumplimiento a sus misiones, para lo cual, se han emitido directivas e instrucciones, orientadas a: 

- Elevar la moral de las tropas. 
- Adecuar y actualizar los procedimientos de ejecución de las operaciones. 
- Mejorar los métodos en el adiestramiento. 
- Profesionalizar la actuación del personal militar, en el cumplimiento de sus misiones. 
- Refrendar el compromiso, de un estricto cumplimiento de respeto a los Derechos Humanos. 

Lo anterior, ha sido con el objetivo primordial de servir al pueblo de México, en toda contingencia y ante toda eventualidad, llegando, incluso, hasta el sacrificio de la vida del personal militar, en aras de alcanzar este supremo objetivo.