- Resultados obtenidos en la primera fase de la operación “ESCORPIÓN” del 28 de agosto al 10 de septiembre de 2011.

- Se liberaron 22 personas que se encontraban privadas de su libertad.

Monterrey, N.L., a 11 de septiembre de 2011.- En cumplimiento a las instrucciones del C. Felipe Calderón Hinojosa, Presidente Constitucional del país, en el sentido de reforzar la capacidad operativa de los órdenes estatal y municipal, e incrementar el ímpetu de las acciones en el combate al narcotráfico y la delincuencia organizada en la jurisdicción de la IV Región Militar, se informa a la opinión pública lo siguiente:

Del 28 de agosto al 10 de septiembre de 2011, se implementó la primera fase de la Operación “ESCORPIÓN” con la planeación y ejecución de acciones por parte de personal perteneciente al Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos, con el objeto de acotar de manera contundente las acciones de los grupos delincuenciales que tienen presencia en los estados de Nuevo León, Tamaulipas, Coahuila y San Luis Potosí, aplicando con prioridad los principios de coordinación, concentración de fuerzas y unidad de objetivo de manera simultánea y sorpresiva en dichos estados, habiendo logrado la liberación de 22 personas que se encontraban privadas de su libertad, la detención de 186 individuos por diferentes delitos y los siguientes aseguramientos:

- 15 toneladas con 42 kilogramos de mariguana.
- 2,907 dosis de cocaína.
- 282 armas largas.
- 104 armas cortas.
- 48,931 cartuchos de diferentes calibres.
- 2,136 cargadores para diversas armas.
- 25 granadas.
- Cuatro lanzagranadas.
- 268 vehículos de diferentes tipos y modelos (nueve con blindaje artesanal).
- $310,633.00 M.N.
- 610,455 dólares americanos.
- Vestuario y equipo táctico diverso.

Es preciso señalar que el personal militar que participa en esta operación repelió 16 agresiones armadas de integrantes de la delincuencia organizada, en las que lamentablemente fallecieron dos militares, así como 24 agresores, además resultaron heridos 15 elementos castrenses y ocho delincuentes, a quienes se les proporcionaron los primeros auxilios de manera inmediata y posteriormente la atención médica correspondiente.

Con estas acciones, esta Secretaría de Estado ratifica su compromiso de combatir enérgicamente todas las manifestaciones de las agrupaciones criminales, para lograr el bienestar de la población.