Ciudadano Manuel Velasco Coello, Gobernador del estado de Chiapas, Diputado Luis Fernando Castellanos Cal y Mayor, Presidente de la Mesa Directiva de la LXV Legislatura, Magistrado Rutilio Escandón Cadenas, Presidente del Tribunal Superior de Justicia y del Consejo de la Judicatura del Estado, distinguidas diputadas, señores diputados, invitados especiales que nos acompañan, compañeros de armas, muy buenas tardes.

Es para mi, con gran distinción como soldado de la Patria, encontrarme en representación de las mujeres y hombres del Ejército, de su ejército, del Ejército de todos en este recinto que encarna la libre determinación del estado de Chiapas, para agradecer el gesto que se nos acaba de otorgar al develarse la Inscripción, Centenario del Ejército Mexicano 1913-2013, en sus muros de honor.

Los integrantes de la Fuerza Armada de tierra del país, expresamos a la LXV Legislatura de este Honorable Congreso, nuestro más profundo reconocimiento por la voluntad de enaltecer de esta manera, los primeros 100 Años de Lealtad Institucional.

La leyenda inscrita deja testimonio imborrable y representativo de la cercanía que existe entre la sociedad chiapaneca y sus soldados, hechos de esta naturaleza, unifican y cohesionan a esta entidad con su Ejército, al transformar la reciprocidad en principio y valor de corresponsabilidad.

La inscripción nos hace recordar, el origen constitucionalista del Instituto Armado, amen de las etapas que en el devenir histórico han distinguido el desarrollo castrense; a lo largo de este trayecto, México ha tenido soldados comprometidos con los más elevados intereses de la nación y con todas las misiones que se le han encomendado, depositando en nosotros, las armas para la salvaguarda de su soberanía.

Confiando en nuestra lealtad al pueblo de México y a las instituciones que el mismo se ha dado, esta confianza social se ve reflejada en el espíritu de la sesión solemne que hoy nos reúne en el, que se muestra el respaldo e identificación del pueblo chiapaneco y su gobierno a través de sus representantes para sus soldados.

En correspondencia quienes portamos el Uniforme de la República, refrendamos nuestra palabra de estricto cumplimiento al beneplácito colectivo respaldando todas y cada una de nuestras acciones con lealtad, con honor y con compromiso por México, esta deferencia por ustedes otorgada, la transmitiré a quienes nutren nuestras filas en todo el territorio nacional y muy especialmente al Personal Militar desplegado en las Zonas Militares Adscritas a la VII R.M.

Son los soldados de estas Jurisdicciones Militares, quienes tienen en primera instancia la loable tarea de proteger al estado, a las familias chiapanecas, su entrega y esfuerzo, permiten como un solo hombre, cumplir el deber constitucional.

En el desempeño de los deberes que impone la carrera de las armas, tuve el gran privilegio de interactuar con los chiapanecos, prestando servicio en esta bella entidad de singular mosaico cultural, pudiendo comprobar su nobleza, patriotismo y honestidad.

También constaté sus bastos recursos naturales, disfruté con asombro el horizonte de sus diversos y únicos paisajes, aprecié los acordes de La Marimba, Chiapas tierra de montañas, selvas y agua.

También fértil en personalidades que han aportado mucho  a nuestra patria y que en su mayoría, sus nombres se encuentran inscritos en los muros de este recinto, entre los cuales destaco a Don Belisario Domínguez Palencia, médico y político, quien expresó sus convicciones y su condena al régimen usurpador de Huerta, a costa de su existencia.

A Don Ángel Albino Corso Castillejos, gobernador del estado quien combatió y derrotó a los conservadores en defensa de la Constitución de 1857, apoyó la preservación del soconusco como parte de México y fiel defensor de las Leyes de Reforma.

A Manuel Velasco Suárez, científico y político, gobernador del estado y fundador del Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía.

A Clara Muriel de Gamboa, veterana de la Revolución y miembro de la Legión de Honor Mexicana, se unió al Ejército Constitucional donde sirvió en el Regimiento fieles de Tlalnepantla.

Y entre la intelectualidad oriunda resalto a Rosario Castellanos Figueroa, de las escritoras más destacadas de su generación, poseedora de una de las obras más bastas de poesía, novelas y cuentos.

Y qué decir de Jaime Sabines Gutiérrez, ilustre poeta, grande es la riqueza humana y geográfica de esta tierra prodigiosa su ánimo y espíritu enriquecen los valores y virtudes que conforman su diario quehacer.

Todo este capital exalta el reconocimiento que hoy se nos otorga y se une al que otras soberanías estatales nos han  dispensado en este año de la Lealtad Institucional y Centenario del Ejército Mexicano, también este significativo reconocimiento nos motiva a seguir con paso firme y decidido para lograr un México en Paz, contribuyendo con las demás instancias y niveles de gobierno, en esta meta nacional, instrucción de nuestro Comandante Supremo, el C. Enrique Peña Nieto, Presidente de la República.

Instrucción que cumplimos a lo largo y ancho del territorio nacional colocando el bienestar y seguridad de los ciudadanos en el centro de nuestro accionar, bajo esta premisa, las tropas se esfuerzan todos los días, todas las noches, en todos los rincones del país, para proteger el valor más preciado de la nación, su gente, seguiremos en esta tarea durante el tiempo que seamos requeridos, esa es nuestra misión y en su cumplimiento no bajaremos la guardia, la asumimos con responsabilidad y entrega cumpliendo la ley y respetando los derechos de las personas.

Señoras y señores, legisladores distinguidos funcionarios del gobierno estatal y municipal, invitados especiales, estamos convencidos que se puede mover a México y llevarlo a su máximo potencial, aceptamos este reto y asumimos nuestra responsabilidad para cumplir este elevado deber, por los legados históricos de quienes nos antecedieron y que se traducen en pasión y compromiso por y para el gran pueblo de México.

Para este cometido el Ejército cuenta con excelentes soldados, muchos de ellos son orgullosamente chiapanecos, mujeres y hombres decididos a sumarse al esfuerzo productivo nacional, nutriendo de manera ejemplar las filas de todas las Unidades Militares del país, su accionar se traduce en mística de servicio e impulso para evolucionar al ritmo que lo hace la nación.

Antes de concluir quiero reiterar que es un honor, un verdadero y gran honor encontrarme con ustedes representando orgullosamente a las mexicanas y los mexicanos en uniforme militar, es por eso que a nombre de todos ellos, expreso a esta representación soberana y al pueblo de Chiapas, nuestra enorme gratitud por la fina expresión del aprecio que hoy nos dispensan en esta Sesión solemne, inédito reconocimiento que nos comprometemos a honrar permanentemente.

Muchas gracias.