Licenciado Miguel Márquez Márquez, Gobernador del estado de Guanajuato.

Diputado Luis Felipe Luna Obregón, Presidente de la mesa directiva de la Sexagésima Segunda Legislatura del congreso estatal.

Magistrado Miguel Valadez Reyes, Presidente del Supremo Tribunal de Justicia y del Consejo del Poder Judicial del estado;

Ingeniero Luis Fernando Gutiérrez Márquez, Presidente municipal de esta bella capital.

Distinguidos legisladores y autoridades estatales y municipales.

Representantes de los medios de comunicación.

Invitados especiales que nos acompañan;

Señoras y señores.

Compañeros de armas.

Buenas tardes.

La más grande satisfacción para todo soldado de tierra, mar y aire, es el reconocimiento al deber cumplido.

No hay nada más reconfortante para quienes con orgullo portamos el uniforme de la república, que concluir la jornada, sabiendo que se cumplió la misión o tarea requerida… y que se cumplió bien.

Con este sentir soldados, pilotos y marinos, se esfuerzan día a día, noche tras noche, en todas las latitudes de la amplia geografía nacional, sin descanso, para coadyuvar en la generación  del entorno de seguridad que permita a los mexicanos de bien, convivir y desarrollar sus actividades cotidianas en un ambiente de paz.

Empeño que se refleja en los avances de la Estrategia Nacional de Seguridad, con la disminución de los diversos delitos federales y del orden común, sobre todo los que más vulneran a la sociedad, aquellos que lesionan su patrimonio y su integridad, como son: el robo, el secuestro, la extorsión y el homicidio.

Este decidido esfuerzo se ve gratificado el día de hoy en esta Alhóndiga.

Recinto histórico ─sede de una de las epopeyas más emblemáticas de nuestra independencia─ que se convierte en testigo de la firma del decreto, mediante el cual sociedad y gobierno de Guanajuato reconocen la labor y servicio de los soldados en esta entidad, que se han visto afectados en su integridad física, así como a las familias de los que han caído en el cumplimiento de su deber.

Sin duda, este acto es muestra fehaciente de la confianza que la sociedad nos concede y del respaldo que nos otorgan las autoridades y representantes guanajuatenses.

Significativo evento que, nos motiva e impulsa para seguir desempeñándonos con lealtad, honor y compromiso en todas nuestras tareas, en todas nuestras misiones, prestos ante cualquier contingencia en que la seguridad e integridad de las personas, de las familias, se vea vulnerada.

Señoras y señores:

El decreto que hoy se concreta, se suma a otros similares, extendidos en diversas entidades federativas; decreto que adquiere relevancia al provenir de uno de los estados que más impulsa el desarrollo nacional.

Guanajuato, se distingue además, por sus ciudades patrimonio de la humanidad y otras de significancia histórica; destacan esta capital, Celaya, Dolores Hidalgo y San Miguel de Allende, solo por mencionar algunas.

Región de progreso que se caracteriza por su riqueza industrial, minera, ganadera, agrícola, turística y comercial.

El modelo de éxito de la entidad se basa en su gente; pueblo trabajador, tenaz, emprendedor, que mira siempre hacia adelante.

¡Los soldados de México seguiremos sumándonos con entrega a sus mejores causas!

Esa es la directiva de nuestro comandante supremo, el ciudadano enrique peña nieto, presidente de la república; nuestros esfuerzos todos, están orientados a cumplirla, alineados al objetivo claro y puntual de: coadyuvar con las instancias de los tres órdenes de gobierno, en la generación de mayor bienestar para las familias mexicanas.

Distinguido auditorio:

El servicio a la patria se encuentra en nuestro gen institucional, en el espíritu de cada soldado; mujeres y hombres que visten con orgullo el uniforme militar.

En ellos encontrarán vocación de servicio y compromiso en todas sus acciones, dentro del margen de la ley y con respeto irrestricto a los derechos fundamentales.

Reitero en nombre de la gran familia militar nuestro más sentido agradecimiento, especialmente al señor Gobernador del Estado y a la Sexagésima Segunda Legislatura del Congreso Estatal ─representantes de la sociedad─ por haber hecho posible la materialización de este decreto.
Los guanajuatenses pueden tener la seguridad que ─hoy como ayer─ seguirán contando con su ejército y fuerza aérea.

Lo es así, porque la institución armada nacional tiene su origen, su conformación, y su fundamento de existencia en el pueblo mismo.

Austedes nos debemos… de ustedes somos parte… ustedes son la razón de nuestra labor permanente, incondicional y decidida en todo el territorio nacional.

Enfatizo: los mexicanos oriundos de esta bella entidad y de todo el país, han sido, son y serán el motivo que impulsa a cada soldado, a cumplir el elevado compromiso de salvaguardar la patria.

¡Seguiremos dándolo todo por México!… ¡seguiremos dándolo todo por Guanajuato!

 Muchas gracias por su atención.