Como símbolo patrio, la bandera ha brindado identidad nacional al pueblo de México, una identidad que desde 1821, año en el que se crea la primera Bandera Nacional, se ha fortalecido y nos identifica como mexicanos en cualquier parte del mundo. 

El 24 de febrero de 1821 se proclamó el Plan de Iguala, con el que habría de consumarse la Independencia de México siete meses después. Ese mismo día ondeó por primera vez un estandarte que nos habría de dar identidad: la Bandera Trigarante. Una bandera que guio a los mexicanos hacia la libertad. 

Nuestra Bandera ha sido testigo a lo largo de casi dos siglos, de actos nobles y valientes para preservar la libertad de México, para defender los valores de nuestra República.

En todos los episodios de la historia nacional, nuestro estandarte nacional ha movido a los mexicanos hacia adelante. 

A lo largo de casi 200 años, la Bandera nos ha inspirado a amar y respetar a México y dar lo mejor de nosotros a la Patria. 

Cuando vemos ondear nuestra Bandera, sentimos la emoción de formar parte de un país extraordinario. Nos sentimos unidos a millones de personas que, desde la escuela, el hogar o el trabajo, dan lo mejor de sí, para construir un mejor mañana. 

El Día de la Bandera nos convoca a celebrar todo lo que nos da orgullo como mexicanos.

Amar a nuestra Bandera es amar a México. Es amar nuestra historia, nuestra cultura y tradiciones.

Honrar a nuestra Bandera, es honrar a los mexicanos. Es valorar el trabajo cotidiano de quienes se esfuerzan diariamente por construir un mejor país.
La grandeza de México está en cada uno de nosotros; en todos los mexicanos que nos sentimos identificados y unidos por nuestra Bandera.