Se denunció al Estado Mexicano por el fallecimiento de Gilberto Jiménez Hernández, como resultado de los hechos acontecidos el 20 de febrero de 1995, en el Ejido de la Grandeza, municipio de Altamirano, Chis., donde personal militar sorprendió a varios individuos armados que se encontraban estableciendo comunicación con una estación de radio; quienes agredieron con disparos de arma de fuego a los integrantes del Ejército Mexicano, perdiendo la vida el civil Gilberto Jiménez Hernández.

La procuraduría general de justicia militar, integró una averiguación previa, en la cual se acreditó que operó en favor de personal militar la excluyente de responsabilidad de legítima defensa, por haber actuado para repeler una agresión actual, violenta, sin derecho de la cual le resultaba un peligro inminente.

 El gobierno de México rindió los informes correspondientes ante la comisión interamericana de derechos humanos, en el concepto que este asunto continúa en trámite ante dicho organismo internacional.